La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Motos
Borja Gómez Rus Piloto de Moto2

Borja Gómez Rus: "Llegar al Mundial de Moto2 nos ha cambiado la vida a mí y a mi familia"

El sanjaviereño de 17 años Borja Gómez Rus, piloto del equipo italiano Fantic, afronta su primera temporada en una parrilla donde coincidirá con los también murcianos Pedro Acosta y Fermín Aldeguer

Borja Gómez, en un entrenamiento en el Circuito de Cartagena. | JUAN TRUJILLO

Borja Gómez Rus (San Javier, 10 de febrero de 2005) será el cuarto murciano que tomará parte en el Campeonato del Mundo junto a Pedro Acosta y Fermín Aldeguer en Moto2, más Ana Carrasco que seguirá en Moto3. A sus 17 años, el sanjaviereño ilusionó con su debut en un Mundial donde cada vez en más complicado irrumpir sin el apoyo de una marca y solo a base de talento. Solo dos carreras, en Sepang y Valencia, le sirvieron para demostrar sus grandes dotes en agua, su rapidez en carrera y cosechar sus primeros puntos. Con la perspectiva del tiempo transcurrido desde su debut, Gómez prepara cuidadosamente el comienzo de una temporada que le puede situar entre los pilotos más veloces de una categoría donde cada carrera es una incógnita.

El deportista sanjaviereño recibe a La Opinión en una cafetería cercana al Estadio Pitín, campo del Mar Menor FC, junto a su inseparable Chema Faraco, fisioterapeuta y confidente de algunos de los mejores deportistas de la Región, para hablar de las sensaciones de cara al nuevo curso.

¿Cómo está viviendo estos meses previos a la nueva temporada?

Ilusionado. Todavía no he terminado de asimilar todo lo que ha ocurrido pero está claro que me ha cambiado la vida.

¿Cómo lo está preparando?

De momento aquí en casa entrenando en el Circuito de Cartagena o en circuitos de karting, haciendo gimnasio y montando en bicicleta. En febrero o marzo volveremos a tener varios test de preparación.

¿Cómo ha sido la toma de contacto con el equipo Fantic?

Ya hemos hecho un test en Valencia. Desde el primer día me sentí muy bien y me entendí a la perfección. Tenemos muy buen rollo y me gustó su forma de trabajar.

¿Qué objetivo le han marcado?

Sobre todo aprender, conocer los circuitos y disfrutar al máximo.

Su manager, José Luis Cardoso, ha corrido con grandes pilotos como Valentino Rossi, Dani Pedrosa o Sete Gibernau. ¿Qué consejo le da para esta nueva etapa?

Al igual que el equipo, simplemente que me tome este año como un aprendizaje, que me divierta y que viva la experiencia.

¿Y qué hay de sus propias expectativas?

Todos los pilotos que compiten van a ganar y yo soy muy competitivo. No me gusta perder a nada, pero obviamente conozco la dificultad del Mundial. En las primeras carreras tendré que hacer kilómetros para adaptarme a la moto y a las gomas. A partir de ahí creo que puedo hacer buenas carreras.

¿Esperaba que su comienzo en el Mundial fuera tan rápido?

No sabía que iba a correr el Mundial cuando estaba en el Campeonato de España, pero sabía que si iba y lo hacía bien, aunque todos los equipos estuvieran casi cerrados, tendría alguna oportunidad.

¿Esperaba que le llamaran para competir en Malasia?

Quizás podía caer alguna invitación con moto oficial para Superbikes, pero de Moto2 no lo esperaba y menos con un equipo top como el de Sito Pons. De hecho tuve que hacerme el pasaporte porque nunca había salido de Europa.

¿Se puso nervioso en su debut mundialista?

Por fuera suelo ser bastante frío y sabía que tenía que adaptarme al chasis de la Moto2 o a los neumáticos. Al llegar la tanda de agua empecé a disfrutar e incluso me reía encima de la moto. Cuando disfrutas así es más fácil ir rápido.

¿Qué fue lo que más le impresionó del Mundial?

Es como el Campeonato de España pero a lo grande y con más gente. La mayor diferencia estaba en la pista. No te puedes dejar nada porque hasta el último de la parrilla ya va rápido y las diferencias son muy pequeñas. En el mismo segundo hay hasta 25 pilotos.

Con los buenos resultados que había tenido previamente, ¿nunca se le ofreció una ‘Wild Card’ de invitado para el Mundial?

Es complicado y además tienes que ir a hacerlo muy bien si te dan la oportunidad.

¿Con qué pilotos tiene ganas de competir?

Con el que venga porque en el Mundial no hay muchos miramientos, pero sobre todo con mi compañero Celestino Vietti.

¿Cuántos circuitos conoce del Mundial de 2023? De momento solo los de España y el de Malasia (risas).La segunda y tercera cita del campeonato serán en Argentina y Estados Unidos. ¿Cómo planea adaptarse a circuitos nuevos y en otros husos horarios?

Aunque nunca haya estado en un circuito, cuando das tres o cuatro vueltas ya sabes por dónde tienes que trazar. Además, los vídeos y la PlayStation también ayudan. El problema es que en el Mundial no hay tiempo. Tienes un FP1 y un FP2 que ya cuentan para tu crono mientras pones la moto a punto. Todo va muy apretado.

¿En qué circuito tiene más ganas de rodar?

Sobre todo tengo ganas de probar la India y Kazajistán.

¿Y en cuál le gustaría conseguir una primera victoria si llegase?

En Portimao, porque eso significaría que lo habré conseguido rápido (risas). En Cataluña, Jerez o Valencia también me gustaría porque así tendría a mi gente cerca.

¿Cómo comenzó su afición al motociclismo?

A mi padre le gustaban mucho las motos y tenía varias. Yo empecé a montar con cuatro años y también practicaba otros deportes. Cuando tenía ocho o nueve años y empecé a competir en el Campeonato de España ya me centré en esto.

¿Y cuándo empezó a darse de cuenta de que esto se pone serio?

A raíz de entrar al equipo de José Luis Cardoso hace un par de temporadas. Empecé a tomármelo más en serio y este año aún más.

¿Cómo se ha vivido en casa precisamente esta nueva andadura?

Nos ha cambiado la vida a mí y a mi familia. La gente que ha vivido lo que llevo de carrera deportiva sabe lo difícil que ha sido llegar al Mundial y nos ha cambiado la vida. No tiene nada que ver estar en casa con lo que significa competir en Moto2.

¿Cómo ve a sus paisanos Pedro Acosta y Fermín Aldeguer de cara al año que viene?

Hemos corrido juntos de pequeños y estoy seguro de que estarán arriba en 2023.

¿Qué opinión le merece el buen estado de salud del motociclismo murciano, con cuatro pilotos en el Mundial?

Creo que seguirán saliendo más pilotos de aquí. Ha habido mucha cantera y ahora estamos empezando a llegar arriba, igual que ha ocurrido años atrás con los catalanes o los valencianos.

¿Qué le parece la exposición mediática?

No lo llevo mal. He mejorado con las entrevistas (risas).

Muchos pilotos del Mundial tienen apodos o se identifican con algún símbolo, mascota… ¿con qué le gustaría identificarse?

El búho me ha acompañado en mi carrera y me ha dado suerte, pero me gustaría identificarme con el águila en el casco, por la Patrulla Águila. La idea me gusta porque tiene que ver mucho con San Javier y además van muy rápido.

Compartir el artículo

stats