El UCAM Murcia afronta hoy la oportunidad perfecta para terminar de cerrar la herida de hace exactamente una semana, tras la dolorosa derrota encajada en el WiZink Center ante el Real Madrid. Después de desquitarse parte de ese sabor amargo el miércoles, con la victoria en la Champions League, el conjunto universitario regresa al Palacio de los Deportes para retomar su buen camino en la Liga Endesa ante el Monbus Obradoiro (12.30 horas, Movistar +). A pesar de que le costó arrancar en casa a principios de curso, el pabellón murciano se ha convertido en su mejor medicina. Allí, en su último partido de la ACB, firmó su mejor actuación de la temporada hace apenas unas semanas. Y eso es lo que buscarán recuperar los de Sito Alonso, a pesar de los obstáculos que ahora también se han encontrado en el camino.

Y es que el UCAM se medirá al cuadro de Moncho Fernández con la baja de Jordan Davis y la duda hasta última hora del base Travis Trice. El escolta no podrá participar con el equipo hasta el próximo mes de enero, al sufrir una rotura fibrilar en el bíceps femoral, mientras que el base apenas ha podido completar un entrenamiento estos días tras sufrir un traumatismo craneoencefálico ejercitándose a principios de semana, lo que le ha mantenido en observación.

La participación del base no se decidirá hasta momentos antes del inicio de un choque al que el UCAM llega mermado en el juego exterior. Mermado, aunque también esperanzado después de la imagen ofrecida ante el Falco Vulcano el miércoles en la Champions, donde ya tuvo que solventar estas ausencias, que se unen a la ya conocida del ala-pívot Ryan Luther. Y es que la irrupción de Urban Klavzar en el tramo final de este igualado encuentro que se acabaron llevando los de Sito Alonso, hace que el joven esloveno cuente con una nueva oportunidad, esta vez en la ACB, de poder ganar mayor protagonismo en el equipo mientras que el club peina el mercado en busca de un jugador que pueda paliar la ausencia del norteamericano durante el tramo final del calendario en 2022.

Enfrente estará un Monbus Obradoiro que, si bien le ha complicado la vida a los universitarios en más de una ocasión durante las últimas temporadas, ahora mismo no atraviesa por un buen momento en la clasificación. Los de Moncho Fernández encadenan cinco jornadas consecutivas sin ganar, por lo que buscarán aprovechar las dificultades con las que el UCAM afrontará el choque para romper esa mala racha y tomar algo de oxígeno en la tabla.

No obstante, el equipo gallego también está mermado por la enfermería y tampoco podrá contar con su base Leo Westermann, quien es baja al sufrir una microrrotura fibrilar en el cuádriceps de su pierna derecha.