Carlos Alcaraz ha estrenado su octava semana como número 1 mundial con su primera victoria en el Masters 1.000 de París donde se ha clasificado para los octavos de final al imponerse al japonés Yoshihito Nisioka (38 mundial) por 6-4 y 6-4. Un triunfo que le da tranquilidad para poder certificar su posición al final de la temporada que podría conseguir matemáticamente en los cuartos de final del torneo francés.

Un triunfo que, además, le permite quitarse el mal sabor de boca del año anterior cuando fue eliminado en su debut por el francés Hugo Gaston (6-2, 7-5), después de dejar escapar una ventaja de 5-0 en la segunda manga, perdiendo 20 puntos seguidos de 21, ante unas gradas enloquecidas por la actuación de su compatriota.

Alcaraz, que lucía un vendaje de tiras en su rodilla izquierda como protección a una pequeñas molestias, ha necesitado 1 hora y 11 minutos minutos para deshacerse de un correoso rival que le ha aguantado el pulso en el primer set hasta el 4-4, después de remontar un 4-2 para el tenista murciano que, en el siguiente juego ha conseguido el segundo 'break' para cerrar el set con su saque.

En la segunda manga los dos tenistas han mantenido su servicio hasta el 4-4, cuando Alcaraz ha arrebatado el saque del japonés por tercera vez para lograr la victoria con su saque en blanco.

Eliminación de Medvedev

Alcaraz ha empezado con buen pie de defensa del número 1 que logró el pasado mes de septiembre con su triunfo en el Abierto de Estados Unidos. Este martes además, uno de sus perseguidores, Daniil Medvedev, se ha despedido de la pelea después de ser eliminado en su debut ante el australiano Alex De Miñaur que le ha vencido por 6-4, 2-6 y 7-5. Si sigue en la pugna, aunque 1.560 puntos lejos, Stefanos Tsitsipas que se ha clasificado para los octavos al derrotar a Daniel Evans por 6-3 y 6-4.

Nadal, a escena

El más cercano al tenista murciano, Rafael Nadal, a 830 puntos, debutará esta noche ante el estadounidense Tommy Paul, su primer partido después de cerca de dos meses sin jugar tras su eliminación en octavos de final del pasado Abierto de Estados Unidos.

El actual número 2 mundial ya ha dicho a su llegada a París que la conquista del número 1 no es su prioridad y que su reto real es "ser competitivo". A los 36 años, después de estrenar la paternidad el pasado 8 de octubre, Nadal vuelve a un escenario en el que nunca ha conseguido morder el trofeo a diferencia de las 14 ocasiones que lo ha hecho en el cercano Roland Garros.

El Masters 1.000 de París Bercy es uno de los que faltan en su museo de Manacor. La vez que más cerca estuvo de morderlo fue en 2007 cuando perdió la final ante el argentino David Nalbandian.