Las semifinales del torneo de Basilea se presentaban como una oportunidad de revancha para Carlos Alcaraz. El jugador murciano, que buscaba su primera final desde que alcanzó el número uno del mundo, tenía enfrente al canadiense Felix Auger-Aliassime, su verdugo en el US Open de 2021 y en la Copa Davis.

Era el día perfecto para acabar sumar la primera victoria de su carrera ante el número 9 del ránking y además poner fin a una trayectoria inmaculada del tenista de 22 años, que encadenaba hasta ayer 11 victorias consecutivas y que buscaba su tercera final consecutiva después de las conquistadas en Florencia y Amberes.

Sin embargo, la revancha de Carlos Alcaraz no llegó tampoco en Basilea y Auger-Aliassime se confirmó como la bestia negra del jugador murciano, que quedó apartado de la final al caer claramente en dos sets - 6-3 y 6-2 en una hora y 22 minutos-.

Auger Aliassime desbordó al murciano desde el principio. Alcaraz fue incapaz de romper el servicio del canadiense en todo el partido. Perdió su saque en el octavo juego y después consolidó para cerrar la manga.

No tuvo capacidad de reacción Carlos Alcaraz después. El número uno del mundo estuvo siempre incómodo sobre la pista. El norteamericano desequilibró el segundo parcial ya en el tercer juego para ponerse 2-1 y mantuvo el suyo. Volvió a romper en el séptimo para agrandar su renta a 5-2, insalvable para el de El Palmar que asumió la derrota después de una hora y 22 minutos de partido.

Sin finales como número 1

No logra Alcaraz disputar una final desde que es número uno del mundo. Tras conquistar el Abierto de Estados Unidos, donde alcanzó la cima del circuito, cayó en la primera ronda del torneo de Astana.

Después, en la Copa Davis, perdió ante Auger Aliassime y luego consiguió una victoria en el enfrentamiento ante Corea. Encontró más estabilidad en Basilea pero no sobrepasó las semifinales -era la séptima vez que llegaba a esa ronda esta temporada-. Ahora le espera el Masters 1000 de París-Bercy, donde también estarán Rafa Nadal y Novak Djokovic.

Felix Auger Aliassime, por su parte, vive una época de ensueño. Ante Carlos Alcaraz sumó su duodécima victoria seguida que le proporcionaron en las semanas pasadas los éxitos en Florencia y Amberes que unió al conseguido meses antes en Rotterdam, también este año. Ahora, en Basilea, aspira al cuarto título de la temporada, el tercer seguido. Se enfrentará en la final al danés Holger Rune, que se imponía al español Roberto Bautista (7-6(1) y 7-6(6)).