Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Fútbol
Laureano Antonio Villa Suárez ‘Toni Villa’ Futbolista del Real Valladolid

Toni Villa: "Cuando vuelvo a mis orígenes en Lorquí, lo que siento es paz"

Ha vivido una temporada de ensueño en el Real Valladolid, triunfando en lo deportivo, recuperando su mejor nivel y consiguiendo el ascenso a Primera, además de ver nacer a su primera hija

Toni Villa, en el Bar Fisterra de Lorquí, que regentan sus padres. | ISRAEL SÁNCHEZ

Laureano Antonio Villa Suárez (Lorquí, 7 de enero de 1995)​, más conocido como Toni Villa, es uno de los futbolistas más célebres de la Región de Murcia. Sus 70 partidos en Primera División divididos en tres temporadas así lo acreditan. Con tan solo 27 años, Toni ya suma una gran experiencia en el fútbol profesional y entra en una etapa de madurez que le hará crecer aún más. Ya es uno de los capitanes y uno de los jugadores más queridos del Real Valladolid, un club que gracias a la llegada de Ronaldo Nazario, leyenda histórica del fútbol mundial, ha dado un paso adelante en todos los sentidos.

El pasado curso fue mágico para él: consiguió el ascenso a Primera División con el Valladolid volviendo a mostrar una muy buena versión y presenció el nacimiento de su primera hija, algo que asegura le ha cambiado la vida.

Toni Villa es una persona muy familiar y cercana. Una persona que se aleja del glamour del mundo del fútbol. De hecho, llegó en patinete a la entrevista alegando el alto precio del carburante. Esos valores los ha adquirido de sus padres, Victoriano y Manoli, que se transmiten más fácilmente en ambiente de pueblo, donde la cercanía y la gentileza predominan frente a las grandes manzanas. Se ha criado en la hostelería, pues sus padres mantienen el Bar Fisterra en Lorquí desde hace años. Un negocio que permitió cumplir los sueños de su hijo cuando solo tenía catorce años. Unos sueños que se han convertido en realidades con el paso del tiempo y que ahora andan colgados por las paredes del bar con orgullo.

Lo primero, enhorabuena por el ascenso. Imagino que está feliz por volver a ser un jugador de Primera División.

Muchas gracias. La verdad que sí, estoy muy contento por volver a Primera. Lo hablaba con algún compañero. Estar ahí es muy complicado y que hayamos vuelto tan rápido es una gran alegría.

Ha conseguido varios ascensos, pero dos a Primera. Ya subió en la 17-18 con el Valladolid. ¿Cuál es más especial de los dos?

Es una pregunta complicada, pero diría que el primero fue más especial por lo inesperado. El club estaba en una situación muy complicada y fue casi un milagro. Me siento parte de haber salvado al Valladolid aquel año.

Lleva cinco temporadas en el primer equipo y desde los catorce en las bases del Valladolid. ¿Qué tiene la ciudad para que le haya engatusado de esa manera?

No lo sé. Creo que hay una conexión Valladolid-Murcia. Desde que estoy ahí, ha habido muchos jugadores en la cantera. Soy muy murciano, pero también muy vallisoletano y me siento como en casa.

¿Habrá una sexta temporada allí?

Espero que sí. Ya no te puedo decir más porque no lo sé. Este año termino contrato y el verano es largo. Pero eso, voy con la idea de disfrutar la Primera División.

Es uno de los capitanes y un futbolista muy querido. No sé si puede dejar un poco más tranquila a la afición.

Yo creo que sí estaré a no ser que cambien mucho las cosas. Soy uno más y creo que tenemos que disfrutar de lo conseguido el año pasado.

¿Es una persona familiar?

Soy muy familiar.

«Ronaldo Nazario ha puesto al Valladolid en otra dimensión, es el altavoz que faltaba»

decoration

¿Cómo lleva lo de estar lejos de la familia?

Te vas acostumbrando con el tiempo. Tengo mi novia de siempre en Lorquí y yo vivía en Valladolid. Cada mes yo bajaba o ellos subían. Me cogía el tren o iba en coche, me gastaba mucho dinero en viajes. Si la gasolina estuviera tan cara como ahora creo que habría viajado menos, la verdad. Pero bueno, por fortuna pude bajar mucho y eso me ayudaba.

También fue padre este año. Imagino que eso también le hace estar más a gusto allí que antes.

Esta temporada se me ha pasado rapidísima porque ganábamos partidos y también porque al ser padre la mentalidad cambia. Estás preocupado para darle lo mejor a tu hija, estás siempre pendiente. Eso hace que el tiempo vuele. También Valladolid es una ciudad perfecta para formar una familia. Se vive muy bien y es pequeñita.

¿Hay muchas diferencias en cuanto a calidad de vida en Valladolid y Murcia?

Son ciudades diferentes. La calidad en Valladolid es muy buena y la comida también. Murcia es más dinámica, ya sabemos la calidad de vida que hay aquí. Murcia es la gran desconocida de España. Cuando conozco a alguien que me pregunta para venir a jugar a Murcia le digo que lleve cuidado, que no se va a querer ir. Siempre lo digo y la mayoría de veces se cumple.

Varios deportistas me han dicho ya lo de ‘Murcia, la gran desconocida’.

Todos los que nos vamos fuera lo sabemos mejor, pero es que es verdad. Allí me preguntan qué hay en Murcia y les digo que vayan y me cuenten. Siempre me dan la razón.

Volviendo a la paternidad. Para algunos futbolistas es complicado ser padre por primera vez por el tema del descanso y el rendimiento. No sé cómo está siendo su caso.

La verdad que me preocupaba bastante. Por suerte, mi niña duerme bastante bien. Mi mujer me ayuda muchísimo, compartimos las tareas y me libera bastante.

Estamos sentados en el bar de sus padres, con el campo de fútbol de Lorquí a unos metros… ¿Qué siente cuando vuelve a sus orígenes?

Siento paz. Como dice mi mujer, cada vez que venimos nos liberamos. Esto es tranquilidad, ya lo asocio a vacaciones.

¿Viene todos los años?

Sí, me escapo cada vez que puedo. Vengo en Navidades, Semana Santa y todo el verano entero.

¿Tiene casa aquí?

Sí. Tengo una casa en las afueras de Lorquí y también me quedo en casa de mis padres.

¿Cómo fue la transición de pasar de Lorquí a Valladolid con tan solo 14 años?

Fue muy duro al principio. A mitad del viaje me puse muy nervioso y me ofrecieron volver a casa. Les dije que íbamos a probar y si salía mal la semana que siguiente me volvía. Mis padres se quedaron la primera semana conmigo en un hotel y fueron pasando los días, hice amigos en la residencia y ya me fui encontrando más cómodo.

¿Ha visto lo del nuevo escudo?

Sí.

¿Y qué le parece?

Todos los clubes están sometidos a cambios. Es acostumbrarse y adaptarse. He visto que hay mucha polémica, pero no puedo dar mi opinión completa todavía.

No quiere mojarse.

No, que está el tema caliente.

Ronaldo Nazario es su presidente. ¿Cómo lo definiría en una palabra?

Carisma. Cuando entra, aunque no le conozcas de nada, ya te cae bien. Le pasa a todo el mundo. Además, todo lo que dice tiene el doble de valor por ser él. Es una leyenda, así que imagínate. Encima, es una gran persona.

«Ser padre te cambia la mentalidad, te preocupas de darle lo mejor a tu hija»

decoration

¿Qué relación tiene con él?

Muy cercana, algo más que empresario-trabajador, pero tiene la misma con todos. Si tienes algún problema, puedes contar con él. Tenemos una relación de casi amigos y si tienes algún problema se lo puedes contar y va a hacer lo posible para ayudarte.

¿No se le hace raro tener a una leyenda del fútbol como jefe?

Es curioso, la verdad. Las primeras veces se hace raro. Pero mira, estamos normalizando en Valladolid que Ronaldo esté paseando tranquilamente por la calle y no tendría que serlo. Eso significa crecimiento de la ciudad y del club.

¿Hay sentimiento de crecimiento allí desde que llegó?

Claro. Ronaldo ha puesto al club en otra dimensión, le da mucha grandeza. Sin ir más lejos, el otro día nos felicitó Pelé por el ascenso. Era lo que necesitaba el Valladolid. Tiene mucha historia, una gran afición, pero le faltaba un altavoz que lo pusiera en el mapa.

¿Se ha ido de fiesta con él?

Sí. Fuimos a Ibiza en el año de la permanencia. Estuvimos con él tres días y muy bien. Es una máquina en ese aspecto. Se porta muy bien y aguanta bastante, es duro.

Ha salido en la prensa en las últimas semanas el rumor de que Ronaldo quería traer a Dani Alves y Marcelo. Otra cosa no, pero alegría en el vestuario habría.

Son leyendas del fútbol y sería un placer tenerlos con nosotros. Lo que pasa que no sé yo si el Valladolid tiene el dinero suficiente como para pagar las fichas de esos futbolistas. Pero bueno, ahí ya no entro. Son futbolistas increíbles y pasar cinco minutos con ellos ya sería un privilegio.

Ha compartido vestuario con Josema, otro ilorcitano. ¿Cómo ha ido la convivencia con su paisano?

Nos conocemos desde hace muchos años. Coincidimos en Lorquí y ahora en Valladolid. Ha sido raro porque veía a mi colega del pueblo de toda la vida sentado en el vestuario conmigo. Es un gran chico y muy humilde, congeniamos muy bien y nos ayudamos en todo.

Son el orgullo de Lorquí. ¿Notan el cariño de la gente cuando vienen al pueblo?

No sé si somos el orgullo, para unos sí y otros no seguramente. Lo que sé es que recibimos mucho cariño de la gente de a pie. Nos saludan, se paran a hablar… Eso me recuerda a la cercanía del pueblo de toda la vida y me hace feliz.

Hablando de futuro, ¿qué espera del equipo y de usted en el regreso a Primera?

Lo principal es conseguir la permanencia, es lo más importante por encima de cualquier cosa individual. Es un año de crecimiento importante para el club. Creo que para dar saltos en el futuro hay que dar pasitos pequeños y los estamos dando. Para mí, espero dar mi mejor versión. La última temporada en Primera no fue fácil, pero ahora estoy muy ilusionado.

«El día que por primera vez me fui a Valladolid me puse nervioso y me ofrecieron volverme a casa»

decoration

Es uno de los capitanes, tiene 27 años y está en un momento de madurez. ¿Espera asentarse ya definitivamente en el carro de Primera División?

Ojalá que sí, pero ya no busco asentarme yo, sino asentar al Valladolid. Es cierto que va un poco unido, pero el objetivo es que el Valladolid deje de ser un equipo ascensor y que se asiente en Primera.

Su última temporada en Primera fue dura y perdió protagonismo, ¿qué pasó con Sergio para que dejara de contar con usted?

Recuerdo que hablaron de salto de calidad. Ficharon a jugadores muy veteranos y el entrenador decidió apartarme más. Evidentemente es un rol que no me gustó, pero si así lo decide, me adapto y punto. Nunca he sido un jugador conflictivo.

¿Qué ha hecho Pacheta para recuperar su confianza?

Es muy cercano y buena persona. Si yo veo que un entrenador es buena persona, voy a muerte con él. También sabe tratar a cada jugador como tiene que hacerlo. Se molesta en aprender a tratar porque no todos somos iguales. Le gusta ser muy protagonista en el partido y eso también encaja muy bien en mi estilo de juego.

¿Cómo ve a los equipos de la Región en la actualidad?

Se lleva haciendo un buen trabajo en los últimos años y poco a poco están en categorías más altas. A mí me gustaría pasar mis últimos años en un equipo de Murcia.

Por lo que me ha estado contado, imagino que quiere seguir más años en Valladolid.

Llevo ya 13 temporadas y es mi casa. Al final, nadie quiere dejar su casa. Cuando acabe mi última temporada de contrato, el Valladolid se sentará a hablar conmigo y eso, pero yo quiero seguir en el Valladolid toda mi vida.

Compartir el artículo

stats