El Mar Menor vivió una pesadilla digna de Halloween este domingo en Marchamalo. El conjunto manchego puso fin a la buena racha del equipo marmenorense ganando con un tanteador 2-0. Los locales, que no habían anotado ni un solo gol en casa este curso, estuvieron más acertados en ataque y aguantaron el resultado ante las acometidas del combinado sanjaviereño que se topó con un sobresaliente Jony bajo palos.

La lluvia caída durante todo el día provocó que el césped dificultara el juego asociativo habitual de los de Javi Motos. El Marchamalo, por su parte, supo leer bien la situación para generar ocasiones por banda buscando los remates de Josemi o Jacobo. El combinado marmenorense apostó por los centros a balón parado y los tiros lejanos, especialmente protagonizados por Domi. En los instantes finales del primer acto, Andrés Silvente, que actuó como único delantero por la ausencia de Edu Ubis, remató en boca de gol un buen pase desde la derecha desviado por Jony magistralmente.

En el segundo periodo, el equipo marchamalero salió con mucha intensidad, adelantando la línea de presión y encontrando el gol en las botas de Iván Leán, quien transformó un peligroso centro lateral desde la derecha en el minuto 56.

Apenas diez minutos después, un derribo sobre Molina en el área terminaba con Josemi anotando desde el punto de penalti. A partir de entonces, el Mar Menor se volcó sobre los dominios de un Marchamalo que se defendió eficazmente con varias ocasiones claras protagonizadas por Peque o Nasta Fernández, quien erró un uno contra uno.

En la recta final del partido, un penalti claro no pitado sobre Loren Burón desató el enfado de los jugadores costeros y del técnico Javi Motos, quien fue expulsado con roja directa. En los compases finales, el propio Loren y Javi Ramírez, con un disparo lejano a la salida de un córner, buscaron el gol sin éxito. Con este resultado, el Mar Menor cae el octavo puesto de la tabla, a dos puntos del playoff, antes de recibir la próxima jornada al Recreativo Granada en el Pitín.