Segunda prueba de fuego para el UCAM Murcia. Después de perder el liderato en la visita a Linares, donde perdieron por 1-0, los universitarios se enfrentan al Córdoba (17.00, La 7) en uno de los encuentros más duros de lo que queda en el calendario para los azuldorados. Un partido marcado en rojo por ambos equipos por la calidad de sus plantillas y por ser dos de los máximos aspirantes no solo a la División Pro sino a la Segunda División.

Mucho ha cambiado la historia desde que UCAM Murcia y Córdoba se vieran las caras allá por noviembre. UCAM y Córdoba disputaron su partido en la tercera jornada del campeonato con ambos conjuntos colíderes y con pleno de victorias en su casillero. Todo iba según lo previsto para los dos equipos y en el Nuevo Arcángel, firmaron unas tablas que parecían premeditadas por el respeto que se mostraron. Tanto que, el partido acabó con un insípido 0-0. Casi tres meses después, los equipos llegan con sensaciones completamente distintas al partido de vuelta. Los universitarios no consiguen remontar el vuelo desde el final de la primera vuelta y el comienzo de la segunda, sumando tres derrotas en los últimos cuatro partidos de liga. Perdieron el liderato en Linares por primera vez desde la cuarta jornada y además, toda la solidez defensiva que mostraron al principio del curso se ha esfumado al son de los resultados obtenidos. Los de Salmerón han encajado siete tantos en esas cuatro derrotas. Una losa enorme para un equipo confeccionado para luchar por todo.

El Córdoba también se presenta en Murcia con algunas dudas después de la inesperada derrota ante el Yeclano Deportivo en casa. Los de Pablo Alfaro claudicaron ante los de Sandroni cuando tenían una oportunidad de oro para recuperar el liderato que perdía el UCAM. Para el partido contra los murcianos, el Córdoba contará con Alberto Ródenas, su nueva y única incorporación en el mercado de invierno,

Salmerón no tendrá más bajas aparte de la esperada del centrocampista Carlos Tropi, que sigue recuperándose del esguince de tobillo que sufrió en el partido contra el Sevilla Atlético.