Kiosco

La Opinión de Murcia

Arte

Álvaro Peña: "No puedo estar mucho tiempo en un mismo punto aunque lo domine, necesito evolucionar"

El reputado artista murciano presenta en la galería Arquitectura de Barrio su primera individual en Murcia desde 2018: se titula ‘Interferencias’

Álvaro Peña posa en Arquitectura de Barrio delante de una de sus obras. Israel Sánchez

Álvaro Peña es un artista especial. Ha logrado eso tan difícil en el arte que es que sus obras le referencien casi sin la necesidad de una firma. Su pintura alude tanto a su persona como su DNI (seguramente, más). Y sin embargo, eso no es algo que a él le preocupe. «Hace unos años me decía esto mismo un galerista de Barcelona: que lo más complicado es encontrar un estilo que te identifique, y que yo lo tenía. Pero mis inquietudes no me dejan seguir por ese camino. Simplemente, ahora estoy en este punto, pero no tengo ni idea de por dónde seguiré o dónde acabaré», señala el murciano, que sentencia: «Siempre he sido muy anárquico y curioso en lo referente a la pintura, así que creo que voy a seguir investigando...».

Su filosofía, claro está, le engrandece, y más cuando su particular estilo –anclado en un colorido informalismo, pero sin renunciar a cierta figuración (con especial gusto por el cuerpo femenino)– parece haber alcanzado cotas de madurez nada desdeñables. «Es que son muchos años de trabajo...», señala el artista, confirmando las sospechas de su interlocutor. Sin embargo, ni siquiera le motiva a profundizar, a terminar de definir su pincelada (y, por tanto, a acotarla). «Siempre he sentido la necesidad de salir de mis zonas de confort», apunta. Y añade: «Además, tener una forma de trabajar muy personal hace que, al que le gusta, le encante todo lo que haces, pero también que al que no conecta con tu pintura no le vaya a gustar nada. Te pone como artista en una situación un tanto extremista».

Así, en ese afán por transitar nuevos caminos, desde hace un tiempo siempre ha intentado incluir algo de escultura en sus exposiciones. «No te voy a negar que es sobre el lienzo donde más seguro me siento –llevo treinta años en ello–, pero probar nuevos materiales y formas de expresión supone para mí un reto, una motivación», explica. Así, la escultura –y otras disciplinas como la videoinstalación, que también ha trabajado– facilitan a Peña el descubrir diferentes posibilidades de expresión: «Básicamente, utilizo las diferentes herramientas que tengo a mi alcance e intento traerlas a mi terreno, exteriorizar con ellas mi mundo interior en diferentes planos». Y el resultado –pese a que «no cabe duda de que el soporte condiciona»– no deja de convivir en armonía, de manera orgánica, con el resto de su obra.

Comprabarlo es sencillo: basta con acercarse estos días a la murciana galería Arquitectura de Barrio. Allí se inauguró este viernes la última exposición de Peña, Interferencias, que, entre otras series, incluye una colección de pequeñas esculturas en acero al carbono que han sido cortadas, moldeadas y pintadas a mano por el artista, y en la que el rostro (reconfigurado desde la particular óptica del creador) es protagonista. De hecho, las ‘caras’ llenan la sala: una de gran tamaño y que sigue la estética de las ya mencionadas –aunque, en esta ocasión, emerge pintada sobre una lona– capta enseguida la atención del visitante; incluso por encima de Los rostros de la verdad, un conjunto de nueve piezas en acuarela sobre papel realizadas hace algún tiempo por Peña en busca de «los estados del alma: alegría, tristeza, miedo, atracción, rechazo... Aquello que una cara nos puede transmitir. En esta idea he basado la exposición», aclara Peña.

Curiosamente, esta serie es la única que el murciano no ha creado expresamente para esta muestra. «A los galeristas les atrajo desde el primer momento, y me sugirieron que las incluyera en Interferencias», confiesa el pintor. Todo lo demás se ha hecho ex profeso para Arquitectura de Barrio, que con esta muestra abre la temporada expositiva. «La ejecución de estas obras me ha ocupado los últimos meses, pero todo lo que es la preparación –incluidos los cuadernos de arte con los que trabajo previamente para hacer bocetos y apuntar ideas– me ha llevado más de un año», explica el murciano, que entiende el arte como algo ajeno a las dinámicas (y urgencias) del mercado: «Me interesa mucho la búsqueda, encontrar ese algo que igual no se ve pero que se siente. Y eso lleva tiempo. Pero yo huyo de la frivolidad, de lo fácil, de lo comercial... Creo que uno debe ser consecuente con lo que hace y buscar ese algo más. Necesito darle un significado a lo que hago».

De hecho, desde que tomó la Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés en 2018, no exponía en solitario en Murcia. Cierto es que en los últimos años ha expuesto en Alicante, Santa Pola, Elche y Barcelona, pero hacía tiempo que no paraba por casa... La pandemia, desde luego, no ha ayudado. «Esta exposición la tenía apalabrada con Coral Marín y Enrique de Andrés, artífices de Arquitectura de Barrio, desde hace tiempo, pero con esto del coronavirus se ha ido posponiendo...», desvela. Entretanto, ha hecho encargos, ilustraciones para libros y carteles –«en realidad, he estado bastante ocupado»- a la espera de volver a exponer su obras: «Creo que mostrar mi arte hace que me sienta vivo». Y, a tenor de lo contemplado, vaya si lo está...

Completa Interferencias un gran friso que ocupa toda una pared de la galería y que muestra varias piezas sobre papel que se exhiben «sin adornos ni elementos que enturbien la contemplación». Es ahí donde podemos ver al Peña (todavía) más reconocible, con sus habituales referencias al mundo de la ilustración, el cómic y la historia del arte, así como por un singular interés por lo gestual, por el detalle y el contraste entre los negros y grises con paletas de exultante colorido. Veremos lo que dura, veremos lo que tarda en transitar nuevos caminos y formatos: «La búsqueda de una realidad paralela hace que no te puedas quedar demasiado tiempo en algo concreto por mucho que lo domines. Yo necesito estar siempre en continua evolución», asegura el murciano, feliz por ‘volver’ y esperanzado por lo que queda por venir: «Ya estoy preparando obras para salir nuevamente con mi arte fuera de España».

Compartir el artículo

stats