Kiosco

La Opinión de Murcia

Libros

La construcción de la vanguardia

José Victoriano González Pérez, más conocido como Juan Gris (Madrid, 1887-Boulogne-sur-Seine, 1927), está considerado uno de los maestros del cubismo. Pintor e ilustrador, desarrolló su actividad principalmente en París. Un libro del profesor Gabriele Morelli, catedrático de la Universidad de Bérgamo, Juan Gris y la vanguardia literaria hispánica, que acaba de publicar Cátedra en su colección de Crítica y Estudios Literarios, pone al día, tras una rigurosa y exhaustiva investigación basada en valiosísima documentación inédita, la intensa relación que Juan Gris mantuvo, desde París, con los vanguardistas hispánicos, muy especialmente con el chileno Vicente Huidobro, fundador del creacionismo, y los españoles Juan Larrea y Gerardo Diego. Y es que Gris fue, desde sus años de formación, un pintor rodeado de poetas. Colaborador asiduo en revistas y publicaciones de la primera vanguardia, se reunió con estos poetas y mantuvo enjundiosa correspondencia con ellos, hoy rescatada y transcrita por el profesor Morelli.

La recepción española de Juan Gris tiene en efecto muchas etapas y vicisitudes, a pesar de la breve existencia vital del pintor, que murió a los cuarenta años, justamente en el año 1927, tan significativo para los movimientos poéticos y literarios del siglo xx. Morelli examina con detalle las relaciones que existían en aquellos momentos entre pintura y poesía, con Juan Gris y Picasso frente a frente, y examina el nacimiento y la evolución del cubismo, que tendría una influencia decisiva en los movimientos poéticos hispánicos de la vanguardia, sobre todo en la evolución desde el ultraísmo de Guillermo de Torre, a un más original y expresivo creacionismo, cuya base, a la hora de elaborar la imagen, es la imagen cubista.

Los encuentros, en el París de 1922, de la ‘galaxia’ Huidobro-Diego-Larrea con los vanguardistas franceses (Pierre Reverdy, Fernand Leger, Paul Dermée, Waldemar George, Céline Arnauld, Maurice Raynal, G. Jean-Aubry, Daniel Henry Kahnweiler, Jacques Lipchitz), y con Juan Gris y María Blanchard, pone de relieve el interés de la relación de los jóvenes poetas vanguardistas hispánicos con el pintor, que se extendería, en los años siguientes, a otros escritores e intelectuales españoles relacionados con ellos, como Josep Maria Junoy, Guillermo de Torre y su esposa la pintora Norah Borges, y otros poetas como José Moreno Villa, Federico García Lorca o Rafael Alberti, que recibió el original de la célebre portada para el número en homenaje a Góngora en su centenario de la revista malagueña Litoral, firmado en 1926, poco antes de la muerte del pintor, y tantas veces reproducido.

Retrato de Juan Gris por Amedeo Modigliani

Retrato de Juan Gris por Amedeo Modigliani

Lo cierto es que la labor de Gabriele Morelli ha logrado resultados definitivos para el conocimiento de una época fundamental en nuestra historia literaria. Sin duda, la veteranía y dilatada experiencia de Morelli, a la hora de conjuntar documentos y establecer relaciones, ha propiciado la calidad del volumen, como destaca su prologuista, Juan Manuel Bonet, cuando escribe: «Me parece realmente fascinante cómo va engarzando Morelli las fichas sobre las que construye su discurso, un discurso que subraya muy pertinentemente el entrelazarse, tanto en el París cubista y luego surrealista, como en la España de las vanguardias y del 27, de la mejor poesía y el arte mejor (más, a veces, la música). Entrelazarse maravillosamente encarnado por el cuarteto protagonista del volumen».

Con el fin de documentar estas relaciones, Morelli se ha servido de los epistolarios, pero también de los testimonios escritos de un buen número de intelectuales españoles de aquellos años espléndidos. Y así recopila y transcribe al final del volumen como «Documentación literaria», una serie de textos escritos tras la muerte de Juan Gris, por escritores españoles, junto a algunos ya mencionados: Amadeo Legua, Josep Junoy, Julio Camba, Pedro Luis de Gálvez, Eugenio d’Ors, Luis Álvarez Piñer, Max Aub…

Textos en prosa y poemas, entre los que hay que destacar el artículo que en 1927 publica Gerardo Diego en la Revista de Occidente, titulado Devoción y meditación de Juan Gris; y más aún los poemas que dedican al pintor tras su muerte Gerardo Diego (Liebre en forma de elegía) y Juan Larrea (Un color le llamaba Juan), en la revista Carmen, también en aquel admirable año de 1927: muestras del más puro creacionismo alimentado por la imagen cubista. El artículo en italiano recogido de Rafael Alberti, que recupera el título del poema de Larrea e incluye una traducción del mismo a la lengua de Dante, es mucho más tardío y aparece ya en 1985 y en el Corriere della Sera: Un colore lo chiamava Juan. Relata Alberti la alegría de recibir el homenaje A Don Luis, que se publicó, ya en mayo de 1927, coincidiendo fatalmente con la fecha exacta de la muerte de Juan Gris.

Compartir el artículo

stats