Con aplausos y vítores fue despedida el pasado sábado la Orquesta Sinfónica de la UCAM del Auditorio Nacional de Música de Madrid. Bueno, la formación de la Católica y el elenco de artistas de renombre internacional que la acompañó en la Gran Gala de Zarzuela. Y es que algunas de las mejores voces del panorama nacional e internacional –con Plácido Domingo a la cabeza y el respaldo de los músicos murcianos– deleitaron al público con una cuidada selección de piezas de algunas de las grandes obras del género, como El dúo de la africana, La alegría de la huerta, Los gavilanes y Los gerifaltes, del maestro jumillano Julián Santos.

El concierto, que estuvo presidido por la reina Sofía, contó además con un especial guiño a la Región, ya que entre las zarzuelas citadas –y otras como El bateo, La leyenda del beso y La tabernera del puerto– se coló, a modo de clausura del programa, El canto a Murcia, para el que la orquesta dirigida por Borja Quintas contó con la presencia de la Agrupación Coral Coslada-Madrid y de todos los solistas citados por la fundación Sinfolírica, organizadora del evento. Así, además de Domingo cantaron la sopranos Carmen Solís y Marina Monzó; las mezzosopranos Nancy Fabiola Herrera y Cristina Faús; los tenores Celso Albelo, Jorge de León y Antonio Vázquez; el barítono Santos Ariño, y Rubén Amoretti y Simón Orfila como bajos. 

A la Gala asistieron representantes e invitados de la UCAM, incluyendo a su rectora, Josefina García. No en vano, la Católica se ha volcado un año más con la celebración de este concierto, siempre de carácter benéfico, lo que agradeció especialmente en esta ocasión Caritas.