Después de haber cerrado sus puertas durante los momentos más duros de la tercera oleada de la pandemia, los teatros han levantado el telón una vez que esta parece haber remitido. Así, durante los últimos días, los espacios escénicos de la Región han ido presentando en directo varias de las propuestas que han sobrevivido a las cancelaciones masivas, en muchos casos, la práctica totalidad de las programaciones, que impusieron las cifras de contagios por coronavirus.

El Batel, en Cartagena, y el Auditorio Víctor Villegas y el Teatro Circo, en Murcia, acogieron el pasado viernes sus primeros espectáculos en público desde hace mucho tiempo. Precisamente, este último espacio escénico, el TCM, cierra este mediodía una semana que quizá sea recordada durante mucho tiempo. Lo hará con ‘Orquesta de malabares’, un espectáculo que pone en escena a seis malabaristas y a la Agrupación Musical de Beniaján. Según afirman desde la propia compañía, se trata de «una relación entre música y circo. Un concierto donde los malabares son los bailarines de este ballet aéreo. Clarinetes, saxos y trompetas son los pintores de un cuadro expresionista en el que las bolas, mazas y aros dibujan en el aire los sentimientos y emociones que transmite la música y el circo. La banda municipal y sus músicos, fuera de su zona de confort, participan, casi como actores, de un espectáculo teatral tocando temas y estilos fuera de lo común».

«Se trata -continúan- de un espectáculo de instrumentos dorados, grandes tambores, platillos, camisas blancas, uniformes y magistrales obras clásicas; pero también de pantalones cortos, camisetas, gafas de sol, funk, blues, pop y punk». Las entrad, disponibles en la web del TCM, cuestan seis euros.

Público infantil

Otro espacio escénico que encenderá los focos hoy es el Teatro Villa de Molina. A partir de las 18 horas, y también con entradas a seis euros, los miembros de la compañía murciana Fictoria desplegarán sobre las tablas molinenses su espectáculo ‘Yo de grande’, una mezcla de música y arte visual interdisciplinar cargado «de canciones, cuentos y dibujos en directo que invita a niños y niñas a viajar a su ser más esencial». El proyecto nace de la mano de dos músicos murcianos, Esther Eulalia y Jesús F. Victoria, «hermanos y dedicados a la creación de músicas para teatro, danza, cine y agrupaciones como Bosco, Fictoria o Un poco de Brasil. En el camino, Kelly Abanto se une al proyecto aportando sus ilustraciones y juegos visuales».

La escena transcurre a través de canciones y cuentos ilustrados «con trazo sonoro y visual». La dramaturgia creada «hace que las canciones inspiren el paso de las estaciones, el cambio de la noche al día, la diversión, la quietud. Todo enfocado a invitar a la joven audiencia a la contemplación de lo que la imagen evoca y de sus propias emociones ante la palabra, el movimiento y la música».

Otra compañía que actuará mañana en la Región es Enclavados Teatro, dirigida por el antiguo estudiante de la Escuela Superior de Arte Dramático de Murcia Alberto Giner. Será en el Teatro Bernal a mediodía. ‘Protocolo Polo’ es la obra elegida. ¿La sinopsis? Extraña, como estos tiempos: una colonia de pingüinos que vive en una base polar abandonada comienza a vislumbrar síntomas del cambio climático. Roald, Robert y Ranulph, tres pingüinos emperador, no piensan quedarse de brazos cruzados y deciden ponerse manos a la obra para cuidar su hogar y el de toda su familia. Juntos, idean una guía para sobrevivir y salvaguardar su hábitat. Así, queda activado el Protocolo Polo.