Medio ambiente

La Universidad de Murcia ‘se moja’ por los fondos marinos de Águilas

La UMU, dentro de sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, promueve un proyecto para preservar y difundir el patrimonio submarino aguileño, que incluye la protección del pecio de madera hallado en la bahía de Levante

El fondo del mar en Águilas encierra grandes tesoros. No son cofres con monedas de oro ni mapas de la isla del tesoro, sino pecios de incalculable valor, praderas interminables de posidonia, una flora y fauna ricamente diversa y una isla, la del Fraile, que ofrece un ecosistema único para la vida marina y que hace las delicias de los miles de buceadores que se acercan a sus aguas cada año. La Universidad de Murcia (UMU), consciente de la importancia de este paisaje submarino, está desarrollando, a través de su extensión en Águilas y con la colaboración de su Ayuntamiento, un amplio catálogo de actividades que tienen como fin proteger y difundir este patrimonio cultural y natural a la vez que trabajar por ampliar las zonas de protección marina en la Región, comenzando por la costa aguileña.

Y para visibilizar todo este trabajo, que se enmarca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la UMU, concretamente en el número 14 sobre Vida Submarina, el coordinador de Formación de Extensión Universitaria, Andrés Escarbajal, y el vicerrector de Responsabilidad Social y Cultural de esta universidad, Longinos Marín, se sumergieron ayer junto a la Isla del Fraile con la ayuda del artista y buzo aguileño Javier Espinosa (coautor junto a Alejandro Echemendia de la ‘Guía Submarina de Águilas’) del Centro de Buceo Estela.

Y con ellos se llevaron la bandera de la UMU, convenientemente impermeabilizada para no contaminar, una imagen que el fotógrafo Jesús Cañadas se encargó de inmortalizar. Los responsables universitarios recibieron así su bautismo acuático con la ayuda, a su vez, de la instructora Vanesa Cabezuelo, y tuvieron la oportunidad de conocer otra de las joyas del patrimonio submarino de Águilas, los restos de un pecio de madera descubiertos recientemente por el propio Javier Espinosa en la Bahía de Levante y que serán investigados por expertos en arqueología subacuática para su datación y conservación. Los primeros indicios apuntan a que podría datar del siglo VII antes de Cristo.

Mientras se procede a su estudio, se ha procedido al cubrimiento de los restos de una manera sostenible y ecológica, pero urge su estudio y protección. Esa es otra de las batallas que ha emprendido la UMU dentro del ODS número 11.4 de Protección del Patrimonio Cultural, como detalla Andrés Escarbajal, principal promotor del proyecto desde la extensión universitaria de la UMU en Águilas. «Necesitamos todo el apoyo institucional posible para poder iniciar este nuevo proyecto de arqueología submarina, que se sumaría al ya iniciado en la Isla del Fraile y del que nuestros estudiantes cuentan con un convenio de voluntariado activo para poder realizar actividades arqueológicas y que luego esas horas les contabilicen como créditos CRAU», explica Escarbajal.

La Universidad de Murcia ‘se moja’  por los fondos marinos de Águilas | JAVIER H. ESPINOSA

La Universidad de Murcia ‘se moja’ por los fondos marinos de Águilas | JAVIER H. ESPINOSA / victoria galindo

El proyecto podría equipararse al del pecio fenicio hallado en Mazarrón del que ahora se estudia la viabilidad de sacarlo del agua para exponerlo en un museo, según Escarbajal. De ahí la importancia de proteger este nuevo pecio hallado en Águilas y cuyo descubridor, Javier Espinosa, ya ha bautizado como ‘Quillo’ en honor a su abuelo paterno, que se llamaba Francisco Hernández Hernández.

‘Quillo’, que nació en Calabardina en 1916, fue uno de los impulsores de las almadrabas tanto en Águilas como en La Azohía y Cabo de Gata. «El hecho de querer llamar así al pecio es debido a que ésta es mi herencia familiar en conexión con el mar, por parte de padre, ya que por la de mi madre heredé la creatividad de mi otro abuelo, Serafín Espinosa, que era inventor y a quien siempre rindo homenaje en cada una de mis pinturas», explica este artista y buzo aguileño.

En el caso de la isla del Fraile se trata del único yacimiento catalogado como Bien de Interés Cultural a nivel terrestre y subacuático en la Región de Murcia. Ya se han realizado varias campañas de excavación que van desvelando la importancia del enclave, como recuerda Andrés.

La Universidad de Murcia ‘se moja’  por los fondos marinos de Águilas | FOTOS DE JESÚS CAÑADAS

La Universidad de Murcia ‘se moja’ por los fondos marinos de Águilas | FOTOS DE JESÚS CAÑADAS / victoria galindo

Otra de las patas de este proyecto que lidera la UMU es conseguir ampliar las zonas de protección marina de la Región, comenzando por la costa aguileña. En la actualidad, se ha iniciado el proceso para la declaración de la Reserva Marina de Interés Pesquero de Cabo Cope. Con su aprobación, se convertirá en la tercera Reserva Marina de Interés Pesquero en la Región de Murcia.

De esta manera y con estos objetivos, la UMU afronta su gran reto: extender por tierra, mar y aire la Universidad del Mar a todos los municipios.

Javier Espinosa habla sobre ‘El arte y el mar: valores más allá del azul’

La Universidad de Murcia ‘se moja’  por los fondos marinos de Águilas

Javier Espinosa. / victoria galindo

Javier Espinosa ha unido sus dos profesiones -instructor de buceo y artista (es Graduado en Bellas Artes por la Universidad de Granada)- usando como catalizador su pasión por el mar. «Desde que comencé esta aventura que es mi vida me han perseguido frases como ‘No puedes hacer dos cosas a la vez’, o la clásica y mi favorita, ‘Del arte no se puede vivir’. Así que decidí hacer un camino distinto, que se saliera de los estándares socio-laborales comunes y me permitiera trabajar de mis dos pasiones a la vez, sin que las preocupaciones terrenales de las personas que me rodean me preocuparan, ya que ahora soy un extraterrestre, o mejor dicho: un ser submarino», explica este artista y buzo, que lleva más de 23 años explorando los fondos marinos y compartiendo su belleza al resto del mundo a través del arte.

Él será el encargado de cerrar el ciclo ‘Mirando al Mar’ de Águilas este año 2023 (que se enmarcan en los cursos de verano de la UMU), acompañado también de una exposición de su obra.

El título de la ponencia será ‘El arte y el mar: valores más allá del azul’ y está programada para el día 10 de agosto a las 20 horas, en la Casa de la Cultura de Águilas, lugar en el que también se expondrá su obra, relacionada toda ella con el mundo marino.

La Universidad de Murcia ‘se moja’  por los fondos marinos de Águilas

La Universidad de Murcia ‘se moja’ por los fondos marinos de Águilas / victoria galindo

En su ponencia mostrará la metodología que utiliza «para entender la vida marina a través del conocimiento, usando los mismos métodos cognitivos que se pueden observar en el aprendizaje artístico, resultado fortuito de la mezcla de estas dos disciplinas. Una forma distinta de reconocer nuevos valores que pueden servir para mejorar nuestra relación como seres humanos con el océano en un momento crítico en el que el cambio es nuestra responsabilidad», nos explica.

«Y es que, cuando amamos de verdad algo o a alguien, defendemos este amor de forma incondicional, y cuidar de nuestros mares es cuidar de nosotros mismos» concluye.