Las patronales de la hostelería HoyTú y Hostecar y los sindicatos UGT y CC OO han conseguido este jueves el primer acuerdo en el convenio después de 15 años. Tras varios años de reuniones infructuosas, ambas partes han logrado desbloquear la negociación en un encuentro de algo más de cuatro horas celebrado en la sede de la Croem. El pacto establece una subida del 14,6% sobre las tablas salariales pactadas 2018 para este año y garantiza que las categorías con sueldos más bajos tendrán un incremento del 2% sobre el salario mínimo. Para 2024 y 2025 contempla un aumento del 3%.

Evitará la huelga convocada para el Viernes de Dolores en Cartagena y el día del Bando de la Huerta en Murcia.

Ambas partes han mostrado su satisfacción ante el desbloqueo del convenio que permitirá subir los salarios a 37.000 trabajadores de los bares, restaurantes y hoteles de la Región. Durante los últimos cinco años las plantillas solo han visto incrementarse sus retribuciones con el incremento del salario mínimo, que está fijado en 1.080 euros mensuales, lo que representa 15.120 euros anuales.

La reunión celebrada este jueves era la segunda que había propiciado el presidente de la Croem, José María Albarracín, para tratar de desbloquear el convenio. Albarracín reunió en la sede de la calle Santa Teresa a los presidentes de Hoytú, Jesús Jiménez, y de Hostecar, Francisco Garnero, junto con Bartolomé Vera, vicepresidente de la federación regional. También estaban los secretarios generales de la Croem, José Rosique; de HoyTú, Laura Mateo; y de Hostecar, Rafael Candel. 

Por parte de los sindicatos asistieron los secretarios generales de CC OO, Santiago Navarro, y de UGT, Antonio Jiménez, junto con los responsables de las federaciones de Servicios de ambas organizaciones, Teresa Fuentes y José Hernández Aparicio, respectivamente.

El contenido del acuerdo será remitido ahora a la Oficina de Mediación y Arbitraje para que redacte el texto del nuevo convenio, que ha quedado desfasado después de 15 años sin revisión y debe ser renovado.

Los sindicatos se habían negado hasta ahora a aceptar la subida sobre las tablas de 2018, porque consideraban que con las revisiones del salario mínimo apenas supondría un incremento de apenas el 0,7% para algunas categorías. El pacto alcanzado ha establecido finalmente un aumento del 14,6% para este año y garantiza que los trabajadores con los sueldos más bajos tendrán un incremento del 2% sobre el salario mínimo para asegurarles un aumento mayor.

En 2024 y 2025 habrá una subida del 3%.

El acuerdo también recoge el recorte en el complemento que cobran los empleados cuando están de baja a partir de la segunda ausencia por incapacidad laboral transitoria, salvo en los casos de accidente laboral, enfermedad profesional y ciertas patologías graves.

Santiago Martínez considera que «el nuevo convenio mejora las condiciones de todos los trabajadores» y pone fin a 15 años de bloqueo, aunque reconoce que «ha sido una negociación difícil». Antonio Jiménez apunta que «era un acuerdo muy demandado por los trabajadores» y mostró su confianza en que sea el primer paso para «desbloquear los demás convenios regionales que están en la misma situación».