Iberdrola Disfrimur han puesto en marcha el primer proyecto de electrificación del corredor mediterráneo para el transporte de mercancías por carretera, que va a permitir acelerar la descarbonización de un sector que es estratégico para la economía nacional ya que el 96% de las mercancías transportadas en España es por carretera y es responsable del 25% de las emisiones de efecto invernadero en su ámbito.

Ambas compañías han inaugurado los puntos de recarga específicos para camiones en las bases logísticas de Disfrimur ubicadas en Sangonera la Seca (Murcia) y San Isidro (Alicante) junto a la A-7, que cuentan en una primera fase con dos cargadores de 180 kilovatios (kW) de potencia en cada instalación. Los puntos de recarga serán de uso público, por lo que también estarán disponibles para camiones y furgonetas de otras empresas, así como para vehículos ligeros.

La segunda fase del proyecto, planificada para 2024, va a permitir añadir en cada una de las bases un cargador MCS de 1.200 kW de potencia, lo que facilitará la carga de camiones con baterías de más de 600 kWh en unos 30 minutos, tiempo similar a las paradas obligatorias de descanso. Actualmente, Iberdrola e Ingeteam, la empresa española especializada en electrónica de potencia, están desarrollando el primer cargador comercial con esta tecnología que va a permitir velocidades de carga tan elevadas, imprescindibles para la electrificación del transporte de mercancías de larga distancia, o para dar servicios de distribución de mercancías 24/7.

Estas instalaciones que se acaban de poner en marcha se suman a la estación de recarga ultrarrápida que Iberdrola dispone en Elche, el hub de recarga para vehículos eléctricos de mayor potencia existente en el Sur de Europa, que también dispone de plazas específicas para camiones en el kilómetro 25 de la Autovía A-70 en ambos sentidos, con potencias de 400 kW y 200 kW, por lo que la compañía ya da servicio durante un tramo de aproximadamente 100 kilómetros.

Se cumplen así los primeros hitos para la creación del corredor mediterráneo para el transporte por carretera 100% eléctrico, que discurrirá por la Región de Murcia y la C. Valenciana, y que posibilitará la circulación de vehículos pesados entre Puerto Lumbreras y Vinaròs, más de 450 kilómetros de rutas de transporte de mercancías libres de emisiones y con el objetivo de extender el proyecto al resto de corredores del país en próximos años.

Al acto de inauguración han asistido el director general de Transporte Terrestre, Jaime Moreno, dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; y el alcalde de San Isidro, Manuel Gil; que han estado acompañados por Raquel Blanco, directora Global de Smart Mobility de Iberdrola; Juan Jesús Sánchez, director general de Disfrimur; así como diferentes autoridades y empresarios de ambas regiones.

Para Raquel Blanco, además de las ventajas medioambientales que supone contar en la zona con este tipo de vehículos, con reparto de última milla silencioso y sin emisiones locales ni globales ya que la energía es de origen renovable, “la electrificación del transporte es una oportunidad para las empresas y para la sociedad en general ya que, cargando los camiones con energía 100% renovable se consigue un transporte libre de emisiones tanto en local como en origen. Además, la electricidad es una opción muy competitiva y permite reducir los costes operativos de los camiones eléctricos, por lo que este tipo de iniciativas, además de ayudar a la lucha contra el cambio climático fortalecen la competitividad de las economías regionales y, por ende, las nacionales”.

Por su parte, Juan Jesús Sánchez, ha manifestado que es un día especial para Disfrimur en su hoja de ruta hacia un transporte invisible: “Hoy damos un paso muy importante con la puesta en marcha de estas dos estaciones de recarga. La descarbonización del transporte por carretera es uno de nuestros retos y con la electrificación ya operamos con tres tipos de combustibles y queremos seguir ofreciendo a nuestros clientes un transporte eficiente, seguro, de calidad y cada día más sostenible”.

Disfrimur ya tiene en servicio dos camiones Scania de 27 toneladas y un trailer Volvo de 40 toneladas con los que cubre la ruta desde la base logística de San Isidro hacia Alicante y desde Sangonera la Seca a Murcia, impulsados por energía 100% eléctrica renovable, lo que les permite llevar a cabo el reparto de última milla a sus clientes sin ningún tipo de emisión. Además, la compañía tiene previsto seguir incorporando camiones eléctricos a su flota.

Cabe destacar que los usuarios de estas instalaciones recargarán la batería de sus coches eléctricos con energía 100% verde, procedente de fuentes de generación renovable, con certificado de garantía de origen (GdOs) y los puntos de recarga estarán localizados en la App de Recarga Pública Iberdrola, desde la que se puede geolocalizar el cargador, comprobar su operatividad en tiempo real y reservar y pagar desde el móvil.

Desarrollo de la infraestructura de red

Este proyecto ha sido además impulsado desde su origen por i-DE, la empresa distribuidora del grupo Iberdrola, ya que su puesta en marcha ha requerido de una infraestructura de red eléctrica inteligente capaz de dar servicio a estos cargadores, asegurando la máxima eficiencia, lo que hace incrementar el uso de la red de distribución y requiere capacidad de gestión del nivel de demanda. 

i-DE, en su compromiso con la consecución de este proyecto, entre otros, se encarga de analizar los posibles emplazamientos de puntos de recarga, seleccionando aquellos que resulten más eficientes y aplicando desarrollos de innovación tecnológica que permitan el alcance del objetivo, además de prestar el asesoramiento técnico y administrativo necesarios para la adecuada cumplimentación de los procedimientos de acceso y conexión para los puntos de recarga.

Movilidad eléctrica y recuperación en verde

Iberdrola despliega un plan de movilidad sostenible, con el que intensificará el despliegue de puntos de recarga para vehículos eléctricos en los próximos años. La iniciativa prevé la instalación de puntos de recarga tanto en hogares, como en empresas, así como en vía urbana, en ciudades y en las principales autovías en los próximos años. La apuesta por el despliegue de estaciones de recarga se concretará en la instalación de estaciones ultrarrápidas (más de 350 kW), superrápidas (más de 100 kW) y rápidas (50 kW).

Iberdrola es consciente de la necesidad de impulsar la electromovilidad en España a través de una acción coordinada y eficaz con los principales agentes implicados. En este sentido, la compañía ha completado ya más de 60 acuerdos de despliegue de infraestructura con administraciones, instituciones, empresas, estaciones de servicio, concesionarios y fabricantes de vehículos eléctricos.

La eléctrica ha sido la primera empresa española en suscribir la iniciativa EV100 de The Climate Group, con el objetivo de acelerar la transición hacia los vehículos eléctricos, comprometiéndose a electrificar toda su flota de vehículos y facilitar la recarga al personal en sus negocios en España y Reino Unido a 2030.