El presidente de Grupo Hefame y presidente de su Fundación, Enrique Ayuso, asistió la semana pasada al Hospital General Universitario Morales Meseguer, de Murcia, para formalizar, mediante la donación de varios televisores, la colaboración entre ambas instituciones para mejorar el bienestar y la recuperación de los pacientes de la Unidad de Cuidados Intensivos, tal y como propone el proyecto de Humanización de la UCI del centro hospitalario.

El presidente de Hefame fue recibido por el director gerente del área 6 del Servicio Murciano de Salud y director gerente del hospital Morales Meseguer, Andrés Carrillo González, y por el jefe de Servicio de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital, Andrés Carrillo Alcaraz, con quienes mantuvo una reunión para abordar las necesidades de los pacientes y posibles nuevas vías de colaboración.

Ayuso manifestó su apoyo al programa de Humanización, al que calificó de «pionero», y mostró su compromiso de seguir trabajando con el centro para ayudar a que las UCI sean cada vez lugares más acogedores «donde se proporcione atención vital con cuidados emocionales y psicológicos», mostrando además su confianza en que la colaboración contribuya a avanzar en el objetivo del programa.

Durante el encuentro, el presidente, que acudió acompañado por el secretario de Fundación Hefame, Carlos Fernández, y la directora de Fundación Hefame, Enriqueta Fernández, hizo entrega de los televisores a los miembros del equipo de la Unidad de Intensivos, respondiendo, de este modo, a una demanda del hospital con la que se pretende seguir logrando los objetivos del programa de humanización.

El director gerente del área 6 de salud y gerente Molares Meseguer, Andrés Carrillo González, calificó la unidad como «emblemática y pionera en las cuestiones relacionadas con la humanización», lo que considera «especialmente valioso en el ámbito sanitario, dada la vulnerabilidad de los pacientes ingresados en esa área, así como de sus familiares».

Por su parte, el jefe de Servicio de UCI, Andrés Carrillo Alcaraz, explicó que «los pacientes que permanecen ingresados en la Unidad no solo están sufriendo un proceso agudo en forma de enfermedad grave, sino que además están expuestos a múltiples complicaciones, entre ellas la aparición de delirio, una alteración neuropsiquiátrica que produce un estado neurológico que produce un gran desasosiego, al paciente, a sus familiares y al personal que lo atiende».

Carrillo afirmó que los miembros de la Unidad de Cuidados Intensivos están trabajando y tomando medidas «para que esa alteración que se desarrolla dentro de la unidad se produzca lo menos posible». Tal y como explicó, «una de las propuestas que sugerimos es ayudar a mantener la atención del paciente totalmente centrada en diferentes procesos, y disponer de televisores (para aquellos pacientes que pueden prestar atención) les mantendrá mucho más centrados y con menos posibilidad de alteraciones graves».

En su experiencia, «cualquier medida tomada para prevenir el delirio conduce a un mayor estado de bienestar del paciente y su familia, y, por consiguiente, la posibilidad de recuperación aumenta». Por tanto, concluyó el jefe de Servicio, «donaciones como la de Grupo Hefame nos sirven para atender mejor a nuestros pacientes y favorecer su recuperación».

Al acto también asistieron Susana Garnés, supervisora de enfermería; Ana Rosa Alonso, presidenta de la Comisión de Humanizacion de UCI; Juan José Gonzálvez, director médico; y Juan Antonio Martínez García, director de enfermería.