Compartir metodologías de trabajo, confrontar puntos de vista y enriquecerse mutuamente. Este es el propósito del programa ‘Aprender sin fronteras’ de Cognita, que este mes ha permitido a la Región de Murcia tender un puente educativo con Iberoamérica, concretamente con Santiago de Chile.

Allí se encuentra The Greenland School, de donde procede Ricardo Gutiérrez, que ha elegido El Limonar International School Murcia para su estancia formativa. El objetivo: aprender unos de otros para aplicar posibles mejoras en beneficios de los alumnos, al mismo tiempo que se refuerzan los lazos entre centros educativos pertenecientes al grupo internacional Cognita, con más de 100 colegios en Europa, América y Asia.

Todo ello centrado en conocer las prácticas, rutinas, el uso de la tecnología y metodologías que desarrollan los profesores a través de la observación de clases y participar en reuniones o activades que se realizan día a día. Al mismo tiempo que se establece un nexo entre colegios para poder generar espacios de convivencia e intercambio cultural entre estudiantes de ambos países, aprovechando el uso de las tecnologías, con el foco también puesto en que los estudiantes de ELIS Murcia un poco de la cultura de Chile.

Algo que ha causado una muy buena impresión a Ricardo. «En las metodologías empleadas en ELIS Murcia, los docentes se destacan por poner en el centro de la enseñanza a los estudiantes, donde ellos guían el proceso, generando actividades de inicio desafiantes, espacios de reflexión individual y en grupos, puestas en común de los trabajos desarrollados y en todo momento solicitar que verbalicen los procedimientos», indica. Además, se muestra sorprendido por el uso en las clases y dominio por parte de los alumnos de las nuevas tecnologías: «Cada estudiante tiene un dispositivo (tableta o portátil, según edad) disponible durante toda la clase y esto va generando espacios de autogestión que aumenta la motivación del alumnado», reconoce.

«Creo que el vínculo que podemos generar entre los estudiantes y profesores de ambos países es una instancia de crecimiento intercultural único y que pocos centros pueden experimentar, así que el poder ser parte de Cognita nos permite abrir nuestras salas de clases a otras, más allá de cada centro educativo», explica.

Ricardo destaca algunas de las cuestiones que más le han llamado la atención: «Una de las mayores diferencias son el uso de las tecnologías dentro de la sala de clases. Cada estudiante tiene un dispositivo (Tablet o notebook) disponible durante toda la clase, esto va generando espacios de autogestión y por sobre todo motivación. Durante el transcurso de las clases hay actividades pensadas para el uso de los dispositivos como actividades lúdicas, el uso de Teams y para entregar puntos como refuerzo positivo en el campus Buenavista, etc.».

Conocimiento de la cultura y gastronomía de Murcia

La estancia ha supuesto también para Ricardo una inmersión en la cultura de la Región de Murcia. «Durante esta primera semana he podido conocer varios lugares de la región y parte de su cultura.

He tenido el privilegio de poder asistir a una presentación en una cueva flamenca y probar algunos platos típicos como zarangollo, ensaladilla rusa, pisto murciano, patatas asadas, pepito de ternera y sobrasada. También realizar caminatas en el monte, la huerta de Murcia, por el río segura, llegar al castillo asomado, al valle perdido y al santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta. El viernes por la noche pudimos asistir a una obra de teatro en la localidad de Ceutí. Finalmente, me llama la atención la calidez de las personas al recibir a un extranjero, teniendo siempre un trato cordial y una sonrisa en todo momento», concluye.