Ecologistas en Acción de la Región de Murcia ha llevado a cabo en este primer año de recorrido del proyecto Life que pretende recuperar la nacra en el Mar Menor diversas actividades centradas en la sensibilización y divulgación sobre esta especie amenazada. Se llevará a cabo hasta finales de 2024 y cuenta con financiación de la Unión Europea para salvar la población de este molusco. El proyecto ‘Pinnarca’ se centra en tres líneas de acción principales: aumentar la concienciación sobre el estado crítico de la especie y sensibilizar sobre su protección; reunir toda la información existente sobre las poblaciones supervivientes; desarrollar acciones de restauración y recuperación ecológica de las poblaciones y sus hábitats.

Gracias a este apoyo se han podido realizar varios encuentros con pescadores, clubs náuticos y comunidad docente y estudiantil de los municipios ribereños. Las charlas en institutos han podido dar a conocer a los más jóvenes características de la especie, amenazas y medios a nuestro alcance para colaborar en su protección. Además los materiales divulgativos editados permitirán tener al alcance de los usuarios información básica y herramientas para notificar avistamientos y avisar de actitudes incívicas que se observen.

«La buena acogida por parte de la comunidad docente y los usuarios ligados al disfrute náutico alientan la esperanza de que la sociedad valore una de las joyas mas amenazadas del Mediterráneo, declarada en peligro crítico de extinción». Un total de 185 alumnos de los cursos 3º y 4º de ESO Y 1º de Bachillerato ya han participado en las charlas divulgativas realizadas en el IES Mar Menor y en el IES Dos Mares. La cofradía de pescadores de San Pedro del Pinatar fue visitada, así como el Club Náutico del Puerto Tomás Maestre en la Manga del Mar Menor, haciendo entrega en todos ellos de los trípticos editados específicamente para ese público objetivo.

La causa principal de su enorme retroceso es la enfermedad parasitaria producida por una especie de protozoo del género Haplosporidium. Se espera que el patógeno que afecta a las nacras arrase con casi todas las poblaciones del Mediterráneo, dejando solo unos pocos individuos dispersos potencialmente resistentes y unas cuantas poblaciones de individuos no resistentes en reservorios ambientales libres del patógeno (es decir, lagunas costeras como el Mar Menor, deltas, etc.).

En el Mar Menor, la crisis de eutrofización en la laguna, desde 2016 a 2017, provocó la desaparición de más de un millón de ejemplares y en la actualidad los supervivientes apenas rondan el millar de ejemplares. Si no se toman medidas, los pocos individuos resistentes encontrados hasta ahora perecerán sin dejar descendencia, mientras que las poblaciones de los reservorios ambientales se irán reduciendo a causa de otras presiones antrópicas.

La salinidad de la laguna la protege del parásito, pero un mayor incremento en la conexión con el Mediterráneo a través de las golas provocaría una homogenización en la salinidad y la expansión del patógeno por la laguna.

Nuevas charlas

Este año se continuarán realizando una serie de actividades programadas, tratando de acercar posturas a la comunidad de pescadores, tan castigada con los procesos de degradación del ecosistema del Mar Menor, haciéndoles partícipes y recordándoles su importante papel en la conservación de esta y otras especies, necesaria para el futuro de la pesca artesanal.

Así mismo se abre de nuevo el plazo para que los centros educativos, clubes de pesca, de buceo, Cofradías y asociaciones interesadas soliciten las actividades para esta nueva etapa en 2023. Las colaboraciones con los clubs de buceo tomarán especial relevancia durante este segundo año de andadura, apoyando el recorrido científico y los avances cosechados por el equipo de la Universidad de Alicante y la UMU durante 2022.