Ayer a mediodía, estando consciente y con su familia, el papa Francisco llamó a José Luis Mendoza y le ofreció sus oraciones e intercesión, informaron ayer desde la UCAM poco después del fallecimiento del fundador de la Católica.

Aunque la relación pública de José Luis Mendoza con el Vaticano se hizo conocida con la fundación de la Universidad Católica de San Antonio (UCAM), en verdad siempre siguió los designios de Dios a través de la voz de su vicario en la tierra. Quiso en su vida imitar a San Juan de la Cruz, «hacer el camino difícil en la tierra, para que en cielo sea más fácil la andadura». 

Todo comenzó en 1991, cuando un sacerdote del Camino Neocatecumenal le dijo que el papa, hoy San Juan Pablo II, había pedido familias misioneras. Así, su mujer y él se miraron, aceptaron la llamada y se marcharon tres años a la República Dominicana con sus ocho hijos y un noveno en camino (tuvo 14). 

José Luis Mendoza, en uno de sus encuentros con el papa Juan Pablo II. L.O.

Su vinculación con el Camino Neocatecumenal le llevó a mantener una estrecha relación con el papa Wojtyla a través de diferentes encuentros. En su experiencia como misionero creo una parroquia que dio muchas vocaciones. Según explicó el propio Mendoza, «fueron años de mucho sufrimiento».

Incluso la propia fundación de la UCAM surgió de la carta apostólica de San Juan Pablo II «Ex Corde Ecclesiae», que habla sobre las universidades católicas, por lo que su relación con el papa viajero se fue estrechando más, llegando a estar presente en números encuentros.

La relación con Benedicto XVI vino desde que era cardenal. Fue invitado en el 2002 a un Congreso Internacional de Cristología que se celebró en la UCAM y desde entonces mantuvieron una estrecha relación. Mantuvo audiencias privadas en el Vaticano, llegando a compartir mesa en más de una ocasión.

El papa Benedicto XVI saluda a José Luis Mendoza. L.O.

En los últimos años, con el Papa Francisco siguió una estrecha relación, manteniendo varias audiencias privadas e, incluso, lo condecoró con la ‘Cruz Pro Ecclesia et Pontifice’, en año 2021. En aquella ocasión, mantuvieron un encuentro en Santa Marta, en el que el Santo Padre se interesó por el crecimiento de la Universidad y mostró su satisfacción por la labor docente, investigadora y evangelizadora que realiza. Asimismo, explicó a José Luis Mendoza el significado y valor de la condecoración que le había otorgado, en reconocimiento a su trayectoria de servicio a la Iglesia y de colaboración con él y previamente con Benedicto XVI y Juan Pablo II. También le trasladó su bendición para su familia, toda la comunidad universitaria de la UCAM y sus deportistas.

Mendoza mantuvo una intensa relación con el Vaticano a lo largo de toda su vida, lo que provocó que importantes cardenales de gran calado para la comunidad católica visitaran la Región de Murcia. Una vida dedicada a la evangelización, y, en los últimos años, a través de la educación.

«A la tarde te examinarán en el amor», San Juan de la Cruz.