‘Everything Everywhere All At Once’ (Todo a la vez en todas partes, 2022) cuenta la historia de una heroína perdida en los mundos infinitos del multiverso. Ignoramos, todavía, si en realidad existen universos diferentes al nuestro, mundos paralelos en donde cada uno de nosotros tenemos otro papel al que desempeñamos en esta realidad; sin embargo, es posible imaginar cómo sería el multiverso viendo a Juana Pérez desenvolverse.

La semana pasada se convirtió en la presidenta suplente del Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia (CTRM), ente del que ya era consejera en representación del Centro Económico y Social (CES). Pero hay casi una veintena de consejos consultivos más en donde Juana Pérez tiene reservada una silla. Lo lleva todo a la vez y en todas partes.

«La última vez que conté estaba en 19 consejos consultivos», reconoce. Ocupa la silla como presidenta de la Federación Murciana de Asociaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Thader Consumo), un puesto que le ha dado acceso, además de al CES, a los nueve consejos delegados de Salud, de Transporte del Ayuntamiento de Murcia, de Vivienda, de Mujer, de Servicios Sociales, de Transparencia, de Consumo, de Comercio... «No me quita tanto tiempo porque no se reúnen todos los días, sino una vez al trimestre o al semestre. Además, si me coincide en agenda con otra cosa, va mi suplente», explica. Esa otra cosa puede ser su trabajo como procuradora o su labor en la Oficina de Atención al Consumidor. Y le sale todo sin asistente personal. «Si no hay equipo no se funciona, yo no hago nada sola», cuenta.

«Empecé trabajando en la panadería de mis padres y he mamado desde pequeña la cultura del esfuerzo»

«Empecé trabajando en la panadería de mis padres y he mamado desde pequeña la cultura del esfuerzo», dice con orgullo. Ciezana de nacimiento y cartagenera de adopción, estudió Derecho en la Universidad de Murcia (UMU), pero siempre siguió echando una mano a su padre, elaborando en estas mismas fechas los dulces y roscones de Navidad.

Madre de tres hijas y abuela de dos niños, comenzó como procuradora en Murcia hasta que se casó y se mudó a Cartagena, donde abrió un despacho en su casa que conserva a día de hoy.

Su omnipresencia silenciosa, cada vez mayor en la sociedad murciana tiene su origen en una mala experiencia que tuvo amueblando su casa, después de contraer matrimonio. «Fui a la Oficina de Atención al Consumidor y puse una queja». Si hoy está al frente del CTRM, es porque esa queja no fue bien resuelta y terminó entrando en la Asociación de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios de Cartagena, de la que ya formaba parte su suegra.

Una cosa llevó a la otra y en 2008 ya era presidenta de la Federación Thader Consumo, entrando a formar parte, poco a poco, de cada vez más consejos consultivos, hasta que llegó el turno del CTRM. Sin presidente desde que en verano dimitiera Julián Pérez-Templado (y después el sucesor que designó, Santiago Álvarez), el Régimen Jurídico del Sector Público da prioridad a la jerarquía, la antigüedad y la edad, por este orden, para elegir a un suplente. Como no hay jerarquía en el CTRM, se nombró al miembro de más antigüedad: Juana Pérez.

«El CTRM no ha tenido desde que se creó ni una sesión pacífica; hay una tensión verbal que nadie se imagina»

Ha costado dos convocatorias de plenos extraordinarios y no todos los consejeros están de acuerdo con esta maniobra. «A mí se me critica desde que se me ve llegar», afirma, porque es «directa y franca». Sin embargo, niega que tuviera deseos de llegar al cargo (e insiste siempre en que es provisional). Si lo hace, defiende, es por responsabilidad. «Me comprometí con el Consejo el primer día que se creó». Niega también la cercanía política que algunos le presuponen. «Quien me conozca de verdad sabe que no comulgo ni con unos ni con otros, pero tengo que hacerme la foto con todos», afirma, al tiempo que prevé que este nuevo camino no va a ser tarea fácil. «El CTRM no ha tenido desde que se creó ni una sesión pacífica. Siempre hay una tensión verbal que nadie se puede ni imaginar. No he vivido esto en ningún otro Consejo», reconoce.

Pérez asegura que ha «intentado siempre llegar a un consenso». Por eso, añade, ha hablado ya con los representantes de los partidos políticos en este órgano consultivo para que se pongan manos a la obra y cumplan con la ley, nombrando a un presidente en la Asamblea Regional. Se puede poner cómoda. Nada parece indicar que PP y PSOE vayan a acordar algo en los cinco meses que quedan para las elecciones. Además, tiene 167 expedientes esperando para ser tramitados. «No me voy a enfrentar ni con el Gobierno ni con nadie. Que no me busquen para pelearme». A lo mejor eso es lo que esperan algunos.