En el UCAM Murcia CB saben muy bien que lo colectivo debe primar sobre lo individual. Solo así son capaces los universitarios de conseguir unos éxitos que, cuando han llegado de la mano de la garra y la entrega, también se encargan de compartirlos con su afición. Precisamente esa entrega fue una de las cualidades que más se le reconoció al equipo murciano en su hito más reciente, una participación en la última Copa del Rey de la ACB en la que se ganó el respeto de toda la afición baloncestística, y que le hizo merecedor del Premio Importante de Enero.

El entrenador del conjunto universitario, Sito Alonso, fue el encargado junto a sus jugadores Tomás Bellás y Nemanja Radovic de recoger en nombre del equipo el reconocimiento, de manos de Juan Pablo Mendoza, representante de la Fundación Universitaria San Antonio, y aprovechó para reiterar en la importancia de la comunión entre equipo y afición: «quiero hacer partícipe a todos los entrenadores, jugadores y directivos del club, así como a los medios de comunicación y toda aquella gente que ha hecho que esto sea posible durante muchísimos años. Nos sentimos especiales e importantes, pero disfrutamos aún más viendo a la afición siéndolo también. Estábamos muy contentos por lograr resultados, pero también veíamos como la gente de nuestro alrededor se sentía extremadamente especial porque representásemos al club de su Región ante equipos de la talla del Real Madrid o Barcelona, que están acostumbrados a conseguir este tipo de gestas».

La última temporada del UCAM Murcia fue histórica, consiguiendo algo hasta nunca visto en la capital del Segura. «Tras haber dado un nivel altísimo, el mejor de nuestra historia en la ACB y el buen papel en la Copa del Rey, tenemos que aspirar a muchas más cosas aunque tengamos dificultades para ello», afirmó Sito Alonso sobre el escenario del Auditorio Margarita Lozano, quien añadió que son «un club que históricamente se ha crecido ante las adversidades».