Muchos habían dado casi por concluida la brillante carrera deportiva de Miguel Ángel López. Los últimos años han sido muy duros. ‘SúperLópez’ se había quedado sin esa capa que le llevó a ser Campeón de Europa y del Mundo. ‘Volaba’ en los entrenamientos, siempre con un pie pegado al asfalto, como así se exige en la marcha atlética, pero los resultados no llegaban.

El apoyo de su familia, su mujer Daniela y su entrenador, José Antonio Carrillo, fue decisivo para que el de Llano de Brujas no se rindiese y consiguiese, tras siete años alejado de la gloria en la alta competición, volver a alzar el vuelo.

«Esta última temporada ha sido muy buena a nivel deportivo para mí, pues pude conseguir la medalla de oro en el Campeonato de Europa. Ver la recompensa de muchos años de trabajo es una alegría enorme. Una ilusión grandísima, ya que conseguir una medalla después de tanto tiempo me ha hecho volver a creer que se puede estar arriba, con la máxima ilusión para el futuro, centrado ahora en los Juego Olímpicos de París 2024, la cita más importante para un deportista. Ojalá encontrar esa gloria olímpica que me falta», afirmaba Miguel Ángel López sobre el escenario del Margarita Lozano mientras recogía el reconocimiento al Importante de mes de agosto.

Allí le acompañó David Cal, cinco veces medallista olímpico y el encargado de entregarle el premio otorgado por el diario La Opinión. Nadie mejor que él para saber cuánto cuesta alcanzar la gloria en unos Juegos Olímpicos, y cómo de dulces son las mieles de su podio.

El atleta de Llano de Brujas quiso otorgarle el peso que merece a este reconocimiento, pues si miramos el nivel de deportistas en la Región de Murcia, «que te concedan un premio ahora mismo en la Región es muy complicado». Miguel Ángel López no quiso despedirse sin compartir el premio con «sus importantes»; su mujer, su hijo, su familia, su entrenador, y también con la UCAM por su importante apoyo al ámbito del deporte y a los deportistas.