En el número 15 de la calle Madre de Dios de Murcia se cocina de una forma muy auténtica, mezclando «la vanguardia con el apego a las raíces». Así se lleva haciendo desde hace unos tres años y medio y, aunque ahora el nombre de AlmaMater haya llamado la atención de numerosos amantes de la gastronomía, tanto de la Región como de toda España, lo cierto es que la trayectoria imparable del proyecto personal del chef murciano Juan Guillamón le ha llevado a consagrarse dentro del panorama culinario nacional con la consecución de una Estrella Michelin, la quinta de nuestra tierra.

«Este último año ha sido increíble en lo profesional. Hemos tenido bastante afluencia de clientes, yéndose muy satisfechos y repitiendo. Hemos crecido bastante y la guinda ha sido la Estrella Michelin», manifestó sobre el escenario un Juan Guillamón que en lo personal también ha vivido un año muy especial, pues su hijo nació en marzo. Detrás del proyecto de AlmaMater, un restaurante a caballo entre lo tradicional y la vanguardia, que ‘toca’ bastante ese producto de cercanía tan bien cuidado en la Región de Murcia, hay muchas personas, y Guillamón quiso acordarse de todos ellos sobre el escenario.

«Quiero acordarme de todos ellos porque al final esto es una cosa de equipo. Nadie llega muy lejos solo. Me gustaría también agradecer la confianza que han depositado en nosotros nuestros clientes, todos aquellos que nos han apoyado durante los tres años y medio desde que abrimos el restaurante. Ellos han estado en los momentos más duros, como la pandemia, ayudándonos a seguir arriba». Pero si algo tiene claro el chef de AlmaMater es que la prestigiosa Estrella Michelin lograda no le va a hacer cambiar su forma de trabajar.

«Ahora, a seguir ‘currando’ para aumentar el nivel. Entre todos seguiremos cocinando para hacer más grande la Región de Murcia», concluyó un Juan Guillamón que con esfuerzo, talento y mucho trabajo ha dado con la receta del éxito.