Repsol avanza en las obras de construcción de la primera planta de biocombustibles avanzados de España, situada en el complejo industrial de Cartagena. El proyecto, que cuenta con una inversión de 200 millones de euros, permitirá fabricar 250.000 toneladas de combustibles renovables al año que, a partir de residuos como el aceite de cocina usado, podrán usarse en coches, camiones, barcos o aviones sin necesidad de modificar los motores actuales y consiguiendo evitar la emisión de 900.000 toneladas de CO2 al año.

Las obras, que comenzaron en el primer trimestre de este año, se desarrollan en cuatro áreas diferentes. Tres de ellas se ubican en el interior del complejo industrial y se corresponden con la unidad de produc-ción de hidrógeno, el área de depósitos para el almacenamiento de los biocombustibles y la uni-dad de hidrotratamiento. En esta última área, que contará con más de un centenar de componentes, ya se han instalado algunos de los grandes equipos con los que contará esta unidad, y que supondrán el ‘corazón’ del proceso de hidrotratamiento. Se trata de dos reactores, una columna fraccionadora y otra columna absorbedora.

El director del complejo industrial de Cartagena, Antonio Mestre, ha destacado que «la particularidad de estos equipos, además de su importancia para el futuro funcionamiento de la planta, tiene que ver con sus grandes dimensiones». El equipo de Repsol dedicado al proyecto, y las empresas auxiliares que están participando en los trabajos de ingeniería y construcción, han trabajado durante dos años en el diseño de los equipos, su fabricación y la logística para el traslado hasta el complejo industrial de Cartagena.

Avance en las obras

En la actualidad, en las obras de construcción de la primera planta de biocombustibles avanzados de España están participando unos 60 profesionales de Repsol y más de 400 empleados de 125 empresas auxiliares.

Desde que se iniciaran las obras a principios de este año, además de los avances en la planta de hidrotratamiento, también continúan los trabajos en las otras tres áreas donde se instalarán las diferentes unidades. En el bloque donde se ubicará la unidad de hidrógeno, se ultiman los trabajos de obra civil y de montaje del reformer (un horno con catalizador). Respecto a los ocho depósitos que contempla el proyecto, dos de ellos ya se han levantado, el resto ya cuenta con las bases y se está trabajando en la colocación de chapa.