La confianza de los economistas de la Región registra la segunda caída más importante desde el inicio de la pandemia. La mayoría de los profesionales piensa que los efectos de la invasión de Ucrania pueden desencadenar una recesión y más de la mitad da por hecho que la economía de la Región va a empeorar . El último Barómetro del Colegio de Economistas presentado este martes concluye que la guerra, los problemas del suministro y la inflación sostenida auguran un escenario sombrío para la segunda mitad del año. La subida de los intereses bancarios complica aún más la situación, dado que contribuirá a encarecer los costes, según apuntó el decano, Ramón Madrid.

El 52,3% de los colegiados cree que la economía regional empeorará en el segundo semestre, mientras y un 8,1% prevé que el empeoramiento será muy acusado y un 32,2% confía en que la situación se mantendrá igual. Solo el 6,7% prevé una mejoría en los próximos meses

Cuando se les pregunta por la evolución de la economía de España, el 51,3% apunta que empeorará y un 18% dice que empeorará intensamente, pero solo el 25,3% considera que no registrará cambios.

Solo el 13,4% muestra su preocupación por la subida de los tipos de interés

La mayoría da por hecho que la economía está abocada a la recesión a consecuencia de las tensiones originadas por el conflicto. El 51,7% de los colegiados la considera probable, mientras que un 29,5% cree que el riesgo de recesión es alto y un 10,7%, muy alto.

Solo el 8,1% de los colegiados atisba un riesgo bajo, aunque la percepción varía con la edad. Así, entre los profesionales de 30 a 45 años hay un 18% que considera que el peligro de recesión resulta escaso. Además, las mujeres son menos pesimistas.

«La idea más relevante que se extrae es la elevada percepción del riesgo de volver a entrar en recesión, impensable hace un año, lo que pone de manifiesto el rápido deterioro en las expectativas, fruto del complicado panorama geopolítico y económico», se indica en las conclusiones del sondeo.

Ante la posibilidad de que Rusia cierre el suministro de gas a Alemania y a los países del este de Europa el próximo otoño, José Carlos Sánchez de la Vega, director técnico del Barómetro, avanza que el conflicto no puede considerarse «la antesala de una crisis como la que se produjo en los años 70» del siglo pasado.

La mayoría de los encuestados percibe el riesgo de recesión, que un 29,5% considera muy elevado

A su juicio, la situación actual no es comparable. «No hay una subida de los combustibles tan brusca como en los 70», afirmó.

La energía (con una puntuación de 4,24 sobre 5) y el transporte (con un 3,89) son los sectores más castigados por los efectos de la guerra, debido a las consecuencias que tiene el encarecimiento de los combustibles. También la ganadería (3,59) y la industria agrolimentaria (3,59) sufren las consecuencias en mayor medida, debido a la dependencia del combustible o de los suministros de Ucrania.

A continuación aparecen la industria metalúrgica (3,50), la agricultura (3,39) y la construcción (3,20), mientras el turismo ocupa el último puesto (2,89).

El decano del Colegio de Economistas alertó de que la subida de los tipos de interés contribuye al encarecimiento de los costes de producción generados por la escasez de suministros, aunque señaló que «el dinero gratis nunca debió ser. Ha habido café para todos y gratis». Opina que subir los intereses «puede contener el consumo, pero no controla los costes. Al contrario, se incrementan», dijo Madrid.

No obstante, solo el 13,4% de los economistas muestra su preocupación por la subida de tipos de interés, mientras que el 37,9% destaca las tensiones inflacionistas y un 22,4% la falta de suministros. Pese a la elevada percepción del riesgo de recesión, solo el 14,9% de los encuestados destaca la desaceleración del crecimiento como uno de los peligros más acusados.

El director del Servicio de Estudios del Colegio, Patricio Rosas, recordó que «la confianza del economista sufre un intenso descenso, debido principalmente a la incertidumbre extrema del momento, los malos datos de inflación y la subida de tipos de interés».

El comercio presenta las peores expectativas de crecimiento

El comercio y la industria (metal, textil, calzado y muebles) son los sectores que ofrecen peores expectativas de crecimiento para el segundo semestre de este año y los únicos que no alcanzan el aprobado, según revela el Barómetro del Colegio de Economistas. La encuesta atribuye las mejores puntuaciones a las nuevas tecnologías (con una puntuación de 3,49 sobre 5), a los servicios sanitarios (3,23) y al turismo (3,22).

La industria agroalimentaria (2,91), la agricultura (2,90), la construcción (2,63) y los servicios financieros y los seguros (2,61) se sitúan por encima del aprobado.

La inversión se verá más castigada ante la incertidumbre que proyecta la guerra de Ucrania. Un 60% de los encuestados considera que su impacto económico será similar en la Región que en España.

Las consecuencias más inmediatas del conflicto serán «el impulso adicional a la búsqueda de energías alternativas» y «una acelerada diversificación geográfica de las fuentes de aprovisionamiento». La tercera opción por la que se decantan los economistas es «una nueva guerra fría y el avance de la economía de bloques».