Kiosco

La Opinión de Murcia

Medio ambiente

Los pescadores de San Pedro resucitan las capturas de langostino

La pesca de este crustáceo mejora un 80% en un mes y llega a los 300 kilos diarios

Un pescador descarga su mercancía en la lonja de San Pedro. | IVÁN URQUÍZAR

Las capturas del langostino en el Mar Menor retoman su pulso tras unos últimos meses catastróficos. Las subastas se cierran con buen precio y los kilos de pesca al día retoman la media del inicio de la campaña. Tras los episodios de fuertes precipitaciones en la cuenca durante marzo y abril, que arrastraron hasta la laguna todo tipo de sedimentos que sirvieron de gasolina para una nueva sopa verde, las capturas cayeron hasta mínimos preocupantes. «No se pescaba nada hasta hace poco tiempo», señala el patrón mayor de la cofradía de San Pedro, José Blaya, que temió un final de campaña antes de entrar el verano sin un preciado crustáceo en la lonja. «Pensábamos que ya no había langostino».

En un mes las capturas han mejorado un 80%, llegando a pescar ahora una media de entre 250 y 350 kilos. Los pescadores achacan esta mejora en la pesca de la especie a una mejora ecológica de la laguna salada. De dos barcos que lograban sacar del agua algunos individuos, la cofradía registra ahora 14 embarcaciones que, por ejemplo, ayer sacaron 300 kilos. El precio en la lonja se sitúa en 25 euros por kilo, pero según la cantidad capturada este crustáceo puede llegar a estar mejor cotizado: 35 euros el kilo.

La pesca del langostino es ahora mejor que la se llevó a cabo también a final de la campaña el año pasado, unos meses antes del episodio de mortandad de peces y de anoxia en el Mar Menor. Blaya espera que, en lo que reste de campaña, se mantenga una tendencia positiva los veinte días próximos.

Por otro lado, las capturas de otras especies de peces como la dorada o la lubina se mantienen a la mitad, algo que preocupa a Blaya, aunque insiste en que ve mejor la laguna salada.

Los propios pescadores, hasta 50 de ellos, están ayudando en las tareas de retirada de biomasa o algas filamentosas, un trabajo que comparten con los operarios de la Comunidad y el Ayuntamiento de Cartagena desde tierra.

Compartir el artículo

stats