El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, manifestó ayer que el Gobierno apuesta por el regadío sostenible, clave para el futuro del sector agroalimentario y para propiciar el necesario relevo generacional.

Planas destacó que, entre 2022 y 2027, se llevará a cabo la mayor inversión pública destinada a la modernización de regadíos, con un total de 2.137 millones de euros, cifra que triplica la media anual invertida en las dos primeras décadas de este siglo. La inversión media anual entre 2000 y 2021 ha sido de 133 millones de euros. Entre 2022 y 2027 la cantidad se elevará hasta 425 millones de euros, detalló.

Planas reconoció el trabajo y el esfuerzo de las comunidades de regantes por sumarse a la «oportunidad» que supone la inyección de fondos públicos y privados para acometer la modernización de los regadíos para que sean cada vez más sostenibles, rentables y competitivos.

El ministro clausuró ayer el XV Congreso Nacional de Comunidades de Regantes que ha tenido lugar estos días en León, organizado por la Federación Nacional de Regantes de España (Fenacore) y por el Sindicato Central del Embalse de los Barrios de Luna, un congreso que «ha reunido a la gran familia del regadío español».

El ministro afirmó que los fondos pretenden generar la transformación del modelo de producción agrario con la aplicación de las nuevas tecnologías, la digitalización y la innovación para lograr una mejor gestión de los recursos hídricos, cada vez más escasos, pero también para atraer a los jóvenes a una producción sostenible, rentable y con proyección de futuro en un mercado cada vez más competitivo.

Señaló que es necesario alcanzar la sostenibilidad competitiva para dar respuesta a los retos que plantea el siglo XXI: «producir más con menos recursos y garantizar la continuidad de producciones estables, rentables y competitivas».

En este sentido, aseguró que «la coherencia entre política agraria e hidrológica es total», y reiteró que el Gobierno está comprometido con el regadío sostenible porque multiplica por seis la productividad agrícola, aumenta hasta cuatro veces la renta de los agricultores y genera tres veces más empleo.

Estamos ante una «oportunidad única», insistió, para acometer la necesaria adaptación de las producciones agrarias al cambio climático.

La financiación procedente del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, los fondos del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) y las aportaciones a través de los planes con la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA), así como las aportaciones del Estado, generarán esta inversión público-privada 2.137 millones de euros en seis años.