La Hematología y Oncología Médica perderá esta semana a uno de sus máximos exponentes en la consulta y en la jefatura de servicio. El doctor Vicente Vicente, todo un referente en la especialidad, se jubila este próximo 30 de septiembre tras cumplir hace unos días 70 años y después de toda una vida liderando grupos de investigación, dirigiendo desde hace más de veinte años el servicio de Hematología y Oncología Médica de los hospitales Morales Meseguer y Reina Sofía, así como el Centro Regional de Hemodonación.

Sin embargo, la Sanidad murciana no puede permitirse perder un profesional de esta valía y por ello el Gobierno regional ha decidido nombrarlo profesional emérito del SMS (Servicio Murciano de Salud). Así, el doctor Vicente podrá seguir aportando su extraordinario conocimiento al sistema sanitario.

Con este nombramiento, el hasta ahora responsable de Hematología y Oncología Médica de dos de los hospitales más destacados de la Región de Murcia, se pone al nivel del ‘maestro’, del doctor Pascual Parrilla, quien fue el primer profesional sanitario en ser nombrado personal emérito de la Sanidad murciana en 2016 para que esta pueda seguir contando con su experiencia y sabiduría. Dos referentes que se retiran con ‘honores’.

Vicente Vicente nació en el seno de una familia de Ceutí el 15 de septiembre de 1951, una familia de cinco hermanos en la que más pronto que tarde estaba claro que alguno seguiría los pasos del padre, médico de profesión. Finalmente fueron tres: uno de sus hermanos es cirujano en Navarra, otro pediatra en Murcia y Vicente se especializó en Hematología y Hemoterapia en el Hospital Clínico de Salamanca, aunque completó su formación postdoctoral en dos centros de excelencia investigadora como son el Angelo Bianchi de Milán y la Scripps Clinic and Research Foundation de California.

Quienes le conocen aseguran que ya desde su etapa MIR era consciente de la importancia de la investigación en Medicina y esto se ha reflejado en toda su trayectoria. Al llegar a la Universidad de Murcia, donde obtuvo la plaza de catedrático en 1990, inició el camino para crear un grupo que actualmente cuenta con más de cien profesionales de distinta formación y en el que ha conjugado tres funciones imprescindibles en la medicina del siglo XXI: asistencia, docencia e investigación.

En esta última, la investigación, el grupo del doctor Vicente es uno de los de excelencia investigadora de la Región de Murcia y sólo en los últimos cinco años ha publicado más de 600 artículos científicos, ha conseguido más de 40 proyectos de investigación y ha estado implicado en más de 40 ensayos clínicos.

Quienes han trabajado junto a él, codo con codo, destacan que es una persona capaz de distinguirse por su capacidad de liderazgo. «Transmitiste entusiasmo y energía, siempre está lleno de ideas para desarrollar y los obstáculos raramente son infranqueables para él», afirma la clínica e investigadora María Luisa Lozano.

Desde fuera se ven sus logros, que le han aportado altas cotas de reconocimiento en las esferas nacional e internacional, «pero los que hemos tenido el privilegio de trabajar con él destacamos su capacidad para inspirar y motivar a los que le rodean», explica Lozano, quien apunta que la prioridad del doctor Vicente «siempre han sido las personas que componen el equipo», por lo que el haber trabajado bajo su dirección «es una experiencia enriquecedora».

Que el entusiasmo que pone en las cosas es contagioso también lo comparte Javier Corral, investigador del grupo CRH Morales IMIB de investigación en Hematología-Oncología, al que el doctor Vicente llamó para que formase parte de su equipo y a quien se trajo de Inglaterra.

Corral echa la vista atrás y no puede evitar decir que «estos 30 años juntos han pasado volando gracias a lo bien que se trabaja con él. Es una persona que sabe hacer equipo». Un equipo que actualmente trabaja en siete líneas de investigación financiadas por el Instituto de Salud Carlos III.

Además de sus facetas como docente, clínico e investigador destaca su papel como gestor al frente del Centro Regional de Hemodonación, en el que ha trabajado día y noche para que no faltara sangre y poder abastecer a los hospitales murcianos. «En 30 años no se ha suspendido ni una operación en la Región por falta de sangre y eso ha sido gracias a su buen hacer», explica Toñi Gómez, enfermera y responsable de Promoción del Centro Regional de Hemodonación.

Vicente Vicente dejará el jueves la actividad asistencial, aunque como emérito se volcará en su nueva función de asesoría y apoyo a su sucesor cuando se resuelva la plaza convocada por el SMS. «Pero en investigación seguiré al frente, tengo un grupo muy potente y ahí estaré, ya que mi ilusión es apoyar a los jóvenes que van llegando», afirma.

Ahora, reconoce, tendrá más tiempo para la familia, así que tiene pensado disfrutar de su mujer Pilar, de su hija y de sus dos nietos, de 7 y 9 años, «a los que me dedico en cuerpo y alma cada verano». Aunque vive en el centro de Murcia, le gusta desconectar de todo en su casa de Campoamor. Así que en su nueva rutina habrá más tiempo para salir a caminar y volver a coger la bicicleta que dejó aparcada con la pandemia.