Cuando estas letras vean la luz, hará unos pocos días que habremos comenzado un nuevo curso académico en la Universidad de Murcia (UMU), una vez más con el derrotero marcado por la pandemia provocada por el coronavirus aunque con mejores expectativas que hace un año. Entonces, era necesario apelar a la responsabilidad y ayuda de todos los universitarios – profesorado, estudiantado y personal de administración y servicios – para afrontar un curso de la manera más satisfactoria posible en un entorno rodeado de incertidumbre. Un año después, se ha comprobado que la universidad es un espacio seguro ante la Covid-19 gracias al esfuerzo y responsabilidad de quienes formamos parte de ella. Además, nuestros estudiantes han obtenido unos magníficos resultados demostrando que en la UMU nos hemos crecido ante la dificultad y nos hemos hechos más fuertes y mejores. Ante este tremendo ejemplo cívico solo cabe decir “gracias”.

El principio de Incertidumbre de Heisenberg establece la imposibilidad, a nivel subatómico, de conocer al mismo tiempo la posición y la velocidad de una partícula. Si bien soy lego en esta disciplina, permítaseme intentar establecer una analogía entre uno de los postulados más importantes de la ciencia y este inicio de curso: en la UMU, ahora y en relación con el año pasado, sí somos capaces de precisar dónde estamos (con respecto a la pandemia) y toca establecer la velocidad con la que volveremos a nuestra vida normal. A esto ayuda el éxito de la inmunización propiciada por las vacunas que ha reducido drásticamente el número de contagios (sin olvidar, y sentir naturalmente, el alto número de fallecidos en esta “quinta ola” de la que aún no hemos salido del todo) y ha permitido que gran parte de la población esté ya debidamente vacunada con la pauta completa. Esto hace descender el nivel de incertidumbre ante el inicio de las clases, corresponde planificar cómo recuperamos nuestra normalidad, sin bajar la guardia, aún quedan personas sin inmunizar en el intervalo de edad de 12 a 19 años (donde se incluyen los estudiantes de nuevo ingreso). Aún no hemos terminado, pero queda poco para llegar a la verdadera normalidad, y cuando eso ocurra, la UMU estará debidamente adaptada para proseguir con su misión.

Esto es posible porque hemos trabajado en un escenario de docencia presencial – como corresponde a nuestra esencia y naturaleza desde hace 106 años – y seguro a partir de la experiencia adquirida. Las facultades y el equipo de gobierno han elaborado la cuarta versión de los planes de contingencia (Pc4) que pueden consultarse en sus respectivas sedes web, programando la actividad académica presencial máxima que permitan los niveles de incidencia del virus, las infraestructuras y la distancia social de un metro en las aulas. Y, lo que es más importante, también está previsto el escenario de la vuelta a la normalidad previa a la pandemia que, esperamos alcanzar durante este curso. El resto de protocolos de seguridad (distancia, ventilación, límite de aforos y lavado de manos, etc.) y de actuación ante la aparición de posibles contagios siguen activos ante cualquier alerta.

Objetivos planteados

Una vez adaptado y asegurado el inicio del curso, toca seguir con la consecución de los objetivos planteados, alineando las capacidades y recursos de la UMU con las necesidades de nuestro entorno manteniendo nuestra implicación con la implantación de los ODS en todos los ámbitos de actuación. También debemos implementar acciones de mejora de nuestros planes de estudios y profesionalización de los mismos para aumentar la empleabilidad de nuestros egresados, impulsar el plan de transformación digital y consolidar nuestro compromiso con los agentes sociales para contribuir a la mejora de la Región proyectando nuestra actividad docente e investigadora más allá de nuestro territorio, incidiendo en la internacionalización así como en la calidad de nuestra producción científica y la transferencia del conocimiento.

La UMU en cifras

La UMU en cifras

Hace exactamente cien años, en el discurso de apertura del curso 1921-22, el rector José Loustau aludía por primera vez en la historia de la UMU a quienes estaban llamados a ser antiguos alumnos del centro – en esa fecha apenas habían egresado licenciados durante dos años - entendiendo la Universidad como una gran familia: “honrad siempre a esta vuestra Universidad. No desligaros jamás de ella. Sus puertas nunca se cerrarán para vosotros, y si hoy os sentís orgullosos de llamaros sus alumnos y de venir aquí a cultivar vuestro espíritu, mañana, terminados ya vuestros estudios, acudid también a ella para vivificarla y fortalecerla, ostentando, con no menor orgullo, el título de exalumnos de la Universidad Literaria (así se llamaba entonces) de Murcia”. 

Hoy más que nunca, con varios miles de nuevas alumnas y alumnos en nuestras aulas y laboratorios, hago un llamamiento para que las decenas de miles de estudiantes que se han formado en nuestra institución se sientan ligados a ella, más si cabe. En la UMU siempre hemos intentado ofrecer lo mejor de nosotros buscando la mejor enseñanza posible, la que propicia que muchas personas se sientan plenamente identificadas con nuestro lema (‘hashtag’) de las redes sociales: #orgulloumu. Feliz comienzo de curso.

Más sobre la Universidad de Murcia

Dirección: Avda. Teniente Flomesta, 5 · 30003 · Murcia

Teléfono: 868 88 3000 (Centralita) / 868 88 8888 (Información)

Campus de Espinardo

Rectorado

Campus de La Merced