Política

"Miras no convocó elecciones porque sabe que Vox sería el partido más votado"

Espinosa de los Monteros asegura que exigirán la derogación de la Ley del Mar Menor para formar Gobierno

Iván Espinosa de los Monteros.

Iván Espinosa de los Monteros. / María Ortiz de Solórzano

Jaime Ferrán

Jaime Ferrán

El portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros, afea al presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, que haya «incumplido el compromiso» que tenía con Vox para convocar elecciones después de la moción de censura presentada el pasado mes de marzo. «En su lugar, ha adquirido tres diputados que eran nuestros y ahora son parte de un ente indescriptible», lamenta. En su opinión, el jefe del Ejecutivo rompió su palabra por temor a no salir elegido: «Sabe que Vox sería el partido más votado». No obstante, reconoce que no sabe con seguridad si la decisión fue del propio López Miras o vino de Génova.

En este sentido, y aunque las últimas encuestas apuntan a una vuelta del PP como primera fuerza en la Región, Espinosa asegura que «Vox crece a un ritmo imparable» y que son «el partido con mayor intención de voto».

"Nadie tendrá nuestro apoyo si no es para cambiar políticas, no políticos. Nos dan igual las caras"

A dos años de las próximas elecciones autonómicas, el portavoz de Vox en el Congreso asegura que para pactar la formación de cualquier Gobierno exigirán como condición la derogación de la Ley de Protección del Mar Menor, que ya llevaron ante el Tribunal Constitucional «porque criminaliza al sector agrícola». En su lugar, piden que la norma se sustituya por las medidas que Vox defiende para la laguna salada, que incluyen la apertura de las golas.

«Nadie tendrá nuestro apoyo si no es para cambiar políticas, no políticos. Nos dan igual las caras», explica. En concreto, en la Región, el PP tendría también que «recuperar el Plan Hidrológico Nacional, apoyar los trasvases y mantener una política sensata de inmigración» para poder pactar con los de Abascal, afirma Espinosa. En este sentido, matiza que, aunque las comunidades no tienen competencias sobre este asunto, «con sus políticas del tipo ‘welcome refugees’ pueden provocar efectos llamada».