La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de la operación ‘Milousi’, ha culminado una investigación dirigida a luchar contra las mafias que introducen inmigrantes en situación irregular en España, que se ha saldado con la detención de 24 personas, de nacionalidades marroquí y argelina, como presuntas autoras de los delitos de detención ilegal, contra el derecho de los ciudadanos extranjeros, amenazas graves, coacciones, tráfico de droga y de pertenencia a organización criminal.

Se han practicado tres registros domiciliarios en los municipios murcianos de Fuente Álamo (2) y Cartagena (1), donde han sido incautadas 100.000 dosis de metanfetaminas (valoradas en un millón de euros), cuatro vehículos, dinero en efectivo, teléfonos móviles, bidones de combustible y documentación relacionada con la trama delictiva.

Operación Milousi de Guardia Civil G.C.

Siete de los detenidos, entre los que se encuentra el líder de la organización criminal, después de ser puestos a disposición judicial han ingresado en prisión.

La investigación se inició cuando la Guardia Civil andaba tras la pista de un clan familiar –liderado por un ciudadano marroquí asentado en el municipio de Fuente Álamo (Murcia)– y formado, en un escalón principal, por su esposa, sus dos hijos y dos de sus cuñados. A este primer grupo se añadían otra serie de ciudadanos argelinos, residentes tanto en España como en Argelia.

La Benemérita estableció numerosos dispositivos dirigidos a la identificación de cada uno de los miembros del grupo delictivo, del que se conocía que, de forma estructurada, contaba con una rama operativa y otra logística, ambas destinadas a favorecer la entrada irregular de ciudadanos extranjeros desde las costas africanas hasta las españolas.

Después de analizar todos los indicios y reunir la información necesaria, la Guardia Civil ha llevado a cabo la explotación de la operación ‘Milousi’, con el despliegue de cerca de 50 agentes, de unidades del Grupo de Información de la Guardia Civil de Murcia y la Unidad Central Especial número 3 de la Jefatura de Información, Seguridad Ciudadana, Servicio Cinológico, Unidad Aérea y pilotos de dron.

Autorizado por el juzgado de Instrucción número 1 de Cartagena (Murcia), el dispositivo policial se dio cita el pasado martes, día 20, para llevar a cabo la entrada y registro en los tres domicilios, sede del grupo criminal en España, ubicados en los municipios de Fuente Álamo y Cartagena (Murcia).

Los registros se saldaron con la detención de 24 personas –entre las que se encuentra el líder y su núcleo más cercano–, todas ellas como presuntas autoras de los delitos de delitos de detención ilegal, contra el derecho de los ciudadanos extranjeros, amenazas graves, coacciones, tráfico de droga y de pertenencia a organización criminal.

Se trata de 23 varones y una mujer, de nacionalidades argelina y marroquí, con edades comprendidas entre los 18 y los 48 años, siete de los cuales han ingresado en prisión preventiva.

Metanfetaminas valoradas en un millón de euros

Fruto de la inspección en los tres inmuebles, la Benemérita se ha incautado de 100.000 dosis de metanfetaminas (valoradas en un millón de euros), cuatro vehículos, dinero en efectivo, teléfonos móviles, bidones de combustible y documentación relacionada con la trama delictiva.

Según se desprende de la investigación, bajo el férreo control del líder de la organización y su núcleo familiar se estructuraban dos escalones perfectamente jerarquizados: el grupo operativo, formado por patrones de embarcaciones encargados de transportar a los inmigrantes hasta las costas españolas; y el grupo logístico, encargado tanto de captar a los candidatos para viajar en patera y recibir los pagos en Argelia, como de facilitar el alojamiento y el transporte a los inmigrantes irregulares y a los propios patrones de la organización.

Detenidos cerca de una decena de patrones de ‘pateras taxi’

El principal modus operandi era el empleo de las conocidas como ‘pateras taxi, embarcaciones rápidas con motores de gran potencia, conducidas por expertos patrones, 10 de los cuales han sido detenidos. Para evitar ser detectados, sincronizaban la salida simultánea de varias de estas embarcaciones desde Argelia con la supuesta finalidad de desbordar a las dotaciones marítimas y terrestres de la Guardia Civil y arribar con éxito a la costa.

Una vez en territorio español, la rama logística daba cobertura a los propios patrones así como a los recién llegados, a los que ofrecían transporte y alojamiento en condiciones de habitabilidad infrahumana y hacinamiento, en las denominadas ‘guarderías’ o ‘pisos patera’. En algún caso, gracias a sus conexiones internacionales, los hacían llegar hasta Francia o Italia.

Durante los últimos meses, los miembros de este grupo criminal habrían desarrollado de forma sistemática labores de traslado, cobertura, alojamiento y protección de los propios patrones de la organización, a través de los cuales aprovechaban para ejercer un férreo control sobre los inmigrantes irregulares recién llegados.

La operación ‘Milousi’, desarrollada por el Grupo de Información de la Guardia Civil de Murcia y la Unidad Central Especial número 3 de la Jefatura del Servicio de Información de la Benemérita, ha culminado con la desarticulación de una importante organización criminal, asentada en la Región de Murcia, presuntamente dedicada a la captación y traslado de ciudadanos marroquíes y argelinos desde sus países de origen hasta territorio español.

Los detenidos, la droga y efectos incautados; así como las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del juzgado de Instrucción número 1 de Cartagena, cuyo titular ha ordenado el ingreso en prisión de siete de los detenidos.

La investigación continúa abierta, por lo que no se descartan futuras detenciones.