Una crisis sanitaria y 400 kilómetros de distancia no impidieron que Sonia Navarro agradeciese personalmente el galardón recibido en la ceremonia de los Importantes, aunque para ello tuviese que echar mano de la tecnología para comunicarse con los asistentes al Teatro Romea a través de vídeo.

Hace 20 años era una niña con la ilusión de ser artista. Esa ilusión se refleja en este premio, que es el fruto del trabajo de todo este tiempo

Ante la imposibilidad de asistir a la gala en persona, debido a las restricciones de movilidad aún vigentes en el territorio español, la encargada de recoger el premio en su nombre fue Carolina Parra, galerista de T20, quien acompañada por Antonio Caravaca, delegado comercial en Murcia de Bodegas Hijos Juan Gil, observó desde el escenario el mensaje que Sonia Navarro mandó a todos los asistentes a través de vídeo.

Importantes LA OPINIÓN 2020 | Sonia Navarro

«Hace 20 años era una niña con la ilusión de ser artista. Esa ilusión es la que hoy me trae aquí y se refleja en este premio, que no es más que el fruto del trabajo de todo este tiempo», comenzó diciendo Sonia Navarro. Quiso agradecer también a La Opinión la entrega del galardón, al tiempo que recordaba que «cada vez que he tenido una exposición, La Opinión ha estado ahí para dar a conocer mi trabajo».

Por último, la lumbrerense agradeció «a todos y cada uno de los que han hecho posible ese sueño, en especial a sus padres, su pareja y sus galeristas, Nacho y Carolina», para cerrar dedicándole el premio a su hermano Marcos.

Perfil - Sonia Navarro, artista

Dos décadas. Veinte años de trabajo plasmados en ‘Lindes, camino memoria’, la muestra que sirvió a Sonia Navarro para derribar esa barrera de cristal que por diecinueve años ha impedido a una artista mujer exponer en solitario en la Sala Verónicas. «No son muchos años, son muchísimos, afirma la lumbrerense».

Quien le iba a decir a Sonia Navarro recién estrenados los 2000, cuando atravesó las puertas de Verónicas junto a un puñado de jóvenes artistas, que veinte años más tarde sería la encargada de exponer en solitario un trabajo cuyo valor artístico se igualaba en relevancia al de la visibilización de la mujer. Navarro, una habitual de ARCO, ha tejido durante dos décadas un sello artístico tan notable como reconocido: «Uno se expresa con lo que tiene a mano, y yo llevo cosiendo desde que tengo memoria», afirma Sonia Navarro.