La Consejería de Fomento e Infraestructuras de la Región de Murcia invierte más de 1,4 millones de euros en la mejora de la seguridad vial de tres carreteras regionales que discurren por el Valle de Ricote, concretamente por los municipios de Abarán, Ojós y Ricote, y que sufrieron daños a consecuencia de la DANA del 2019. Forman parte del paquete de nuevas inversiones regionales cuyo montante se eleva a algo más de 4 millones de euros.

Las tres obras que están actualmente en licitación se enmarcan en el ‘Plan regional para dar solución a las inundaciones en la Región de Murcia’, presentado por el Ejecutivo regional y que tiene como objetivo reforzar la seguridad de los ciudadanos frente a las lluvias torrenciales.

El consejero José Ramón Díez de Revenga presentó las actuaciones de las vías que unen Abarán y Blanca (RM-514), Ojós y Blanca (RM-520), y la zona conocida como el ‘Salto de la novia’ en Ojós (RM-522), que tienen el objetivo común de protegerlas de los habituales desprendimientos que se producen en episodios de lluvias intensas.

Las obras consisten en la instalación de dispositivos de contención y de sistemas de estabilización según las características de cada zona, a través de vallas, barreras o bulones que sujeten taludes y rocas que se encuentran próximos al área de influencia de estas tres carreteras regionales.

«Estas inversiones se suman a los más de 5,6 millones de euros de fondos propios que la Administración regional ya ha empleado desde el pasado año en la recuperación de un total de 78 vías regionales que discurren por 23 municipios», recordó el titular de Fomento.