01 de noviembre de 2019
01.11.2019
La Opinión de Murcia
Día de Todos los Santos

Siempre en la memoria

Los cementerios de toda España reciben hoy la visita de millones de personas que acuden para recordar a sus seres queridos y llevarles flores, cumpliendo así con una tradición religiosa con siglos de historia

01.11.2019 | 04:00
Siempre en la memoria

­
Los cementerios de toda España se llenan hoy, Día de Todos los Santos, de millones de personas que acuden para poder cumplir con una tradición secular, llevar flores a sus seres queridos que ya no están y rezar por sus almas. Es una fecha especial para ir en familia a los camposantos, donde se llevan a cabo homenajes de carácter religioso y con una carga de emotividad que adquieren todavía una mayor solemnidad cada 1 de noviembre.

Para encontrar el origen de esta celebración hay que remontarse a la antigüedad, cuando las personas fallecidas se ponían durante varios días a exposición de todos con el objetivo de que fueran velados. El transcurso de los años trajo consigo la evolución de este tipo de costumbres tan extendidas, si bien la de llevar flores a los difuntos no solo se mantuvo, sino que se afianzó tanto durante el tiempo de vela y entierro como en días concretos como el 1 de noviembre que hoy se conmemora. Esta tradición se ha mantenido a lo largo de los siglos.

Ramos de flores, visitas en grupo y adecuación del lugar de descanso de familiares y amigos concentrarán en algunos puntos largas colas y problemas de circulación, por lo que en lugares como la capital de la Región de Murcia se ha habilitado un dispositivo de seguridad especial de cara a esta jornada.

Hablamos de un día cuya carga simbólica salta a la vista en toda la geografía española, en general, y en la Comunidad Autónoma de Murcia, en particular, al contemplar cómo, con motivo de esta efeméride, los cementerios reciben a miles de personas que ansían aprovechar la ocasión para honrar a sus seres queridos en una festividad tan celebrada. Cualquier día, pese a todo, es propicio para mostrar el cariño que se les profesa, independientemente de que estén o no entre nosotros. En este último caso, por ejemplo, resulta habitual ver cómo se llevan a cabo visitas periódicas a los cementerios con la intención de visitar a quienes ya se han ido.

Pero como reza la tradición, el primer día del undécimo mes del año se conmemora la festividad del Día de Todos los Santos, una fiesta de índole religiosa que está rodeada de costumbres que se practican desde hace siglos. Algunas son comunes a toda España y otras tienen sus propias señas de identidad en función de las regiones o localidades en las que se celebran.

Con motivo de esta fecha tan especial, los camposantos se abarrotan de personas que acuden para visitar las tumbas de los familiares y amigos que han fallecido. En muchas ocasiones, acuden en las fechas previas para arreglarlas, de manera que estén en perfecto estado. Los días 1 y 2 se engalanan con flores y se reza por quienes ya se han ido.

Así se volverá a demostrar a lo largo de una jornada festiva que será testigo, un año más, de las muestras de cariño de miles de personas, que provistos de flores acuden a los camposantos para velar por los que ya no están.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Lo último Lo más leído