12 de septiembre de 2019
12.09.2019
Gota fría

Molina, ciudad sitiada

Los más de 200 litros de agua registrados obligan a evacuar a más de una treintena de vecinos, a rescatar a varias personas atrapadas en sus vehículos y a cerrar diversas carreteras

12.09.2019 | 22:17
Molina, ciudad sitiada

Molina de Segura se ha convertido hoy en una ciudad prácticamente aislada, con las principales vías de acceso cortadas durante buena parte del día. La lluvia caída por la 'gota fría', más de 200 litros de agua por metro cuadrado pasadas las seis de la tarde, ha colapsado las calles durante buena parte de la mañana y el mediodía. La tromba de agua ha tenido su punto álgido en la localidad entre las 11.00 y las 13.00 horas, donde han llegado a registrarse hasta 100 litros de agua por metro cuadrado en tan solo dos horas. Con algunas de las entradas al municipio cerradas, lo difícil ha sido después llegar hasta el centro urbano, la 'zona cero' de las lluvias.

Las carreteras de la Avenida del Chorrico y de las calles San Juan y Estación han permanecido cerradas al tráfico durante el aguacero de la mañana. La RM-A5 Fortuna-Molina, la zona de Cañada de Morcillo y varios tramos de la antigua carretera nacional 301 también han estado cortadas al tráfico. Los vecinos que no han tenido más remedio que salir a la calle, tanto a pie como en vehículo, se encuentran con una situación inimaginable: no pueden cruzar debido a los 'ríos' que inundan las principales calles del municipio.

Algunos, calificados por muchos como de «irresponsables», han sacado incluso la colchoneta por la calle San Juan para navegarla 'río abajo' hasta el Ayuntamiento. Otros jóvenes, a la altura de la gasolinera de la Avenida del Chorrico, han desafiado a la corriente cruzando desde la Avenida Ronda Este hasta la estación de servicio para comprar tabaco: «A nosotros nos gusta la aventura», comentaban entre risas. Francisco Gómez, vecino molinense, aseguraba que la lluvia caída ayer era «exagerada, hacía muchos años que no veía que cayese agua con esta intensidad».

Muchos comercios han tenido que cerrar sus puertas a mediodía, pero algunos trabajadores se quedaron 'atrapados' al no poder abandonar el negocio debido a las fuertes lluvias: «Esto es lo normal todos los años por estas fechas, cada vez que llueve, el centro de Molina se queda inundado», declaraba Verónica Egea, trabajadora de una clínica dental situada en la calle San Juan. Desde el consistorio decidían activar por la mañana el Plan Territorial de Protección Civil (Plan Municipal de Emergencias) por las fuertes precipitaciones. Entre las decisiones adoptadas ha estado la suspensión de todas las actividades municipales festivas, deportivas y culturales programadas.

Los efectivos de Emergencias, así como la Policía Local, Protección Civil, Sercomosa, trabajadores municipales y voluntarios han trabajado con celeridad para atender las situaciones que se iban produciendo con el paso de los minutos: personas atrapadas en el interior de los vehículos y comercios anegados porque el agua se colaba dentro de los bajos, entre otras. «Molina de Segura está construida sobre ramblas, y cuando caen dos gotas se inunda todo. De ahí la urgencia y nuestra insistencia con el plan que necesitamos para solventar este problema. Esperamos que después de todo lo que ha sucedido las autoridades e instituciones competentes sean conscientes del peligro que se vive en el municipio cada vez que llueve», ha señalado a esta Redacción la alcaldesa de Molina, Esther Clavero.

En el municipio se han realizado diversos rescates de personas atrapadas en vehículos en el centro; en urbanizaciones, como en Altorreal; o en pedanías, como El Romeral, donde los bomeros tenían que hacer uso del helicóptero para atender a los afectados. La propia Policía Local ha publicado en redes que un vecino octogenario salvaba la vida gracias a la heroica acción de dos trabajadores del campo del municipio. El anciano se encontraba encerrado en su coche en la zona del trasvase, totalmente desbordada por las fuertes lluvias. Cuando el agua ya llegaba a la altura de la ventanilla del vehículo, los dos hombres lograban sacarlo con vida.

«Hace muchísimos años que no veíamos el río tal y como está ahora a su paso por Molina de Segura», ha indicado la alcaldesa ante la considerable crecida del Segura. Además el cáñamo del trasvase a su paso por Campotéjar Alto se ha desbordado. Precisamente el tramo de una carretera de esta pedanía se venía abajo ayer por la tarde debido a la fuerte lluvia, provocando el hundimiento de parte de un vehículo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook