05 de septiembre de 2018
05.09.2018
La Opinión de Murcia

Jesús Abandonado ayuda a "entrenar la mirada" hacia la solidaridad

La Fundación ofrece a colegios e institutos el proyecto de Sensibilización y Educación para el Desarrollo

05.09.2018 | 04:00
Jesús Abandonado ayuda a "entrenar la mirada" hacia la solidaridad

El proyecto de Sensibilización y Educación para el Desarrollo de la Fundación Jesús Abandonado ya está disponible para todos los centros educativos de la Región de Murcia que deseen contar con esta herramienta de aprendizaje para sus alumnos.

La labor de sensibilización de la Fundación, desarrollada junto con la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ha sido llevada a cabo en más de 150 centros educativos de la Región desde su puesta en marcha hace siete años, alcanzando a un total de 15.000 alumnos aproximadamente.
Para este curso 2018-2019, el proyecto de Sensibilización y Educación para el Desarrollo se amplía para alcanzar a los alumnos de los ciclos de Infantil, Primaria y Secundaria, además de las universidades y centros de FP. Asimismo, se suma a lo establecido en la Agenda 2030 de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, centrados especialmente en las necesidades de los colectivos más vulnerables.
Como afirma Ana Caballero, responsable del área de Solidaridad de la institución, «más allá de la atención y asistencia a personas sin hogar y en riesgo de exclusión, apostamos por una transformación real de la sociedad».

Para ello, «creemos necesario entrenar la mirada, aprender a mirar otras realidades, desde el respeto, la cercanía y la solidaridad, principios fundamentales que nos permiten avanzar en la construcción de un mundo mejor para todos».

«A través de actividades adaptadas a las edades de los alumnos», explica, «queremos hacerles partícipes y protagonistas de su aprendizaje, que puedan conocer diferentes realidades sociales y las causas de la existencia de la pobreza y la desigualdad».

El fin del proyecto de Sensibilización y Educación para el Desarrollo «no es solo aprender, sino desestigmatizar y desterrar prejuicios sobre colectivos más vulnerables, al tiempo que se desarrollan actitudes de colaboración y ayuda mutua hacia personas que se encuentren en situaciones desfavorecidas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook