Tras quince años de preparativos, cesión de terrenos y redacción de proyectos, el pasado 21 de noviembre por fin se reanudó la excavación del Teatro Romano de Cartagena, en concreto, de la zona del pórtico. La actuación de esta primera fase del proyecto, cuya inversión alcanza los 780.000 euros, se desarrollará hasta el mes de septiembre, según aseguró la alcaldesa, Noelia Arroyo, que este miércoles visitó las obras. Se trata de fondos europeos, por lo que la fecha límite para concluir los trabajos es el 23 de noviembre de 2023, según puntualizó, la directora del Teatro Romano de Cartagena, Elena Ruiz Valderas, quien confía en que se cumplirán los plazos previstos.

En concreto, los trabajos se centran en sacar a la luz un tercio de la superficie del jardín porticado que se halla en el sector occidental, zona que llevaba protegida con geotextil desde 2015. Asimismo, se terminarán de excavar dos habitaciones que cuentan con una importante presencia de pintura mural y se recuperará un panel situado en la pared del edificio público situado justo al lado, que representa a dos personajes, de un metro de altura, que son Cayo y Lucio, nietos del emperador Augusto. Los fragmentos que se extraigan se unirán a los 2.000 que se recuperaron en 2006 para conformar un gran panel pictórico de pintura mural romana que formará parte de la exposición en el museo.

El proyecto también contempla la recreación de los jardines a partir del análisis del polen de las plantas originales de la época, que sigue dentro de la parcela y que especialistas tratarán de identificar a través de la técnica del cribado por flotación. 

En esta línea, la directora del Teatro Romano de Cartagena, Elena Ruiz Valderas, ha explicado que los trabajos, que “supondrán el movimiento de piedras y sillares”, ofrecen una zona de excavación arqueológica en la que permitirá “conocer mejor la cripta, el estanque y analizar la zona central de la plaza que no hemos podido investigar hasta ahora y que puede albergar elementos arquitectónicos que decoraban la fachada monumental posterior, pinturas o escultura. 

Por su parte, el director científico del proyecto y codirector de las excavaciones, Sebastián Ramallo, ha subrayado la envergadura de la investigación, ya que el pórtico ocupa una extensión similar a la del propio teatro y es un elemento "que operaba de forma autónoma y tenía múltiples funciones”. “Queremos marcar pautas en la investigación de este tipo de espacios con arquitectura teatral aplicando nuevas metodologías”, ha añadido.

Asimismo, el también catedrático de arqueología, ha destacado el gran aporte científico que sumará la investigación del pórtico, ya que “es un elemento vivo, que sufrió varias modificaciones desde la creación del Teatro Romano”. Esas variaciones, según el experto, “aportarán muchos datos interesantes para futuros proyectos”.

5.000 m2 por excavar

El Patronato de la Fundación Teatro Romano está ya “pensando en la redacción de las siguientes fases y los patronos están buscando la financiación para ellas”, según aseguró la directora del museo. Por su parte, la alcaldesa subrayó que “todavía queda una parte enorme de este proyecto que muchos no conocen”, pues “hasta el momento se han recuperado 3.000 m2 del conjunto histórico, pero tenemos otros 5.000 más, aproximadamente, en los que actuar en futuras fases de ampliación del pórtico que se desarrollarán durante los próximos años”.

Noviembre histórico para el museo

En cuanto a las cifras de visitas, este elemento patrimonial de Cartagena ha atraído este año a cerca de 200.000 personas; un 200% más de visitantes que en 2021 y un 20% menos de las cifras de 2019. El pasado mes fue el mejor noviembre de la historia, con un 11% más de visitas del mejor registro, que se alcanzó precisamente en 2019.

Además, cabe destacar que el 46 por ciento de los visitantes -frente al 35 por ciento de 2021- fueron turistas extranjeros, especialmente procedentes de Reino Unido, Francia, Alemania y Estados Unidos, según destacó el consejero de Presidencia, Turismo y Cultura, Marcos Ortuño.