El Puerto de Cartagena ha suspendido de manera provisional la salida de buques con ganado vivo de la Dársena hasta que Sanidad Animal determine las causas que llevaron a Turquía a rechazar el barco de ganado Karim Allah, que permanece fondeado desde hace dos días frente a Escombreras.

El barco, que partió de Cartagena el pasado 18 de diciembre, regresaba el martes a su puerto de origen después de pasar dos meses vagando por alta mar sin que ningún puerto les diera autorización para atracar con más de 800 reses en su interior que, según la asociación Igualdad Animal, se encuentran en mal estado de salud y algunos de ellos hasta muertos, a causa de la enfermedad de la lengua azul.

El lunes, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, informaba al Puerto de que, en caso de que así lo soliciten, deberían dar autorización para que el buque atraque en la ciudad portuaria, al tratarse de su puerto de origen, explicó la presidenta de la Autoridad Portuaria, Yolanda Muñoz.

El Ministerio ha tomado la decisión de paralizar el tráfico de ganado vivo en la Dársena de Escombreras hasta que Sanidad Animal, organismo al que compete este asunto, esclarezca lo ocurrido con las más de 800 cabezas de ganado del Karim Allah. La presidenta de la APC se ha mostrado contundente y ha asegurado que las reses partieron del Puerto «en perfecto estado de salud con todos los controles sanitarios, con todas las inspecciones y cumpliendo la normativa con un rigor exquisito».

Aunque estaba previsto que el barco tocase tierra a lo largo del día de ayer, ha pasado su segunda noche fondeado frente a la Dársena, y tanto la APC como el Ministerio desconocen cuándo se producirá el atraque. En cualquier caso, desde Agricultura, Ganadería y Pesca confirman que la inspección del buque se llevará a cabo una vez que el barco toque tierra.