Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MEDIADOR y delegado en T.P. de la Asociación Murciana de Mediadores.- Diplomado en Responsabilidad Social Corporativa por GRI.- Autodidacta integral de posguerra, fué comerciante y chamarilero. Vicepr

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web perso


Archivo

  • 26
    Noviembre
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    SOCIEDAD Murcia

    DERECHA..¡AR..!

    DERECHA..¡AR..!

    Las nuevas derechas de hoy en día no reconocen la historia en aquello que les puede (o no) afectar. Es un déficit de formación histórica generacional. Cuarenta años de una dictadura que deformó esa misma historia hasta un punto inconcebible, porque fue actora y autora de la sublevación, y que ejerció sobre sus padres y abuelos, y sumados a otros cuarenta en los que los gobiernos, ya democráticos, de uno y otro lado, abdicaron de la verdad, en beneficio de dudosos y torcidos intereses territoriales y/o partidistas. Esa irresponsabilidad educacional y de-formativa, añadida a una ideología heredera de aquella, nos da lo que tenemos en la actualidad.


    Unas jóvenes derechas que niegan que Franco fue un golpista con todas las de la ley. Que se levantó en armas contra un gobierno legítimamente constituido, la República (independiente de su gobierno de izquierdas o derechas) que provocó una guerra civil que se cobró más de medio millón de vidas, instaurando una dictadura en la injusticia y el odio entre vencedores y vencidos. Las derechas actuales no asumen tal hecho histórico, y no reconocen la verdad. Si no la justifican, simplemente la niegan. Y punto pelota…


    Y lo que no saben, ni quieren saber, es que ese Francisco Franco cuya memoria veneran, y en cuyo régimen instalado por la fuerza de las armas se miran, no dio un golpe de estado, en eso llevan razón sin saber una jodida eme, sin hache de hemeroteca. Porque, en realidad, dio tres golpes de estado, no uno. Y fue tres veces traidor, no una. Primero, a la República que servía y a la que mintió reiteradamente. Segundo, a sus propios compañeros y socios del alzamiento. Y tercero, a la Monarquía por cuya restauración se levantó. Fueron tres traiciones, fueron tres golpes de estado…


    Al principio, el servil y posteriormente llamado Caudillo, estuvo jurando lealtad y fidelidad incontinentemente a una República a la que maquinaba traicionar, hasta el punto que, en el mismo acto de proclamación del levantamiento militar, lo hizo al grito de ¡viva la República!.. Luego, a punto de acabar la guerra con la toma de Madrid, los generales que dirigieron la contienda (el Director fue el general Mola) que habían constituido la colegiada Junta de Defensa para, terminado el conflicto, devolver la Monarquía al país, o, en su defecto, nombrar una Junta Militar mientras tanto…


    Pero Franco, con su hermano Nicolás, el general Kindelán, Benjumea y Bravo Padilla de muñidores, torcieron y manipularon bajo extorsión la voluntad de parte del resto para que todo se pusiera bajo Mando Único (al del luego llamado Generalísimo, claro) si bien que temporalmente. Así se hizo, firmando todos el texto, que finalizaba condicionando todo a un escueto “mientras dure la guerra”… Cuando se presentó a la firma de Franco, éste tachó de un trazo esas cuatro últimas palabras. Así dió su segundo golpe de Estado.


    Luego, terminada la guerra, tras haber usado al propio Alfonso XIII para conseguir el apoyo militar de Mussolini a través de la casa italiana de Saboya, con la promesa de que todo era para devolverlo al trono, lo tuvo engañado hasta el final de sus días, y lo utilizó para hacerse con el poder absoluto y vencer la resistencia de los generales monárquicos. Toda la ayuda que el monarca pudo recoger era para “su Franquito” – así lo llamaba - que iba a restaurar la Corona. Al final de todo, a quién quisiera escucharlo, Franco aclaraba y declaraba que “un rey que huye cobardemente, no merece su reino”. Éste fue su tercer golpe de estado.


    Después de dar largas a Alfonso XIII y entretenerlo con la promesa de que reinaría su hijo como Juan II, igual dio largas al nunca entronizado Juan II, diciéndole que lo haría en su hijo Juan Carlos I… Lo que pasa es que al “lo tengo todo atado y bien atado”, se le aflojó el nudo… Pero eso ya es otra historia.


    El caso es que ese es el Franco histórico que quieren ignorar las derechas de nuevo cuño. No existe más motivo ni causa que otra reinstauración: la de otro régimen salvapatrias del que el trigolpista fue símbolo “por la gracia de Dios”… y la de toda su Santa Iglesia, naturalmente…

     

    Envíe su petición a miguel@galindofi.com facilitando su e.mail y le serán enviadas gratuitamente estas publicaciones

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook