Estelas en la mar

Dos presidentes en apuros

01.06.2016 | 00:25
Dos presidentes en apuros

Habló De Ramón y los diputados regionales del PP, muy ofendidos, pusieron el grito en el cielo y empezaron a rasgarse las vestiduras. Es lo menos que se podía esperar de ellos cuando el dedo acusador apuntó directamente al hasta ahora ´intocable´ Valcárcel. Los más de 15.000 folios que este abogado murciano lleva depositados en los juzgados para apoyar sus acusaciones empiezan a hacer pupa en el PP. Así que no bastó con los aspavientos excesivos ni con el teatrillo de siempre y se optó por la ´espantá´. Como si el ruido de una retirada desquiciada pudiera atenuar el eco de acusaciones tan graves.

Ha hablado la Guardia Civil y PAS enmudeció. Sólo una lacónica nota de prensa y la comparecencia escueta de la portavoz del Gobierno regional salieron a refutar las sospechas de corrupción que se cruzan de nuevo en el camino del presidente de la Comunidad.

De Ramón no se anduvo por las ramas. Como tampoco se ha andado la Benemérita pidiendo al juez Velasco que impute al presidente. Desde el primer momento, en su comparecencia ante la Comisión de la Asamblea Regional que investiga la ´trama de la desaladora´ de Escombreras, De Ramón responsabilizó directamente al expresidente regional Ramón Luis Valcárcel de ser el instigador de un complot que logró «la recalificación de 180 millones de metros cuadrados» en varios municipios, amparándose en el agua de esta planta para sortear los informes en contra de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS). En total, cifró en casi medio billón de euros el montante del ´fraude urbanístico´. Y, blandiendo el auto del juez del TSJ Manuel Abadía, pidió la detención de los cabecillas de esta ´maquinación´ por ´corrupción masiva´.

El caso Valcárcel se está complicando. Lo pudimos ver el otro día en la Asamblea. La ironía del destino parece querer que, como dice el refrán, el pez muera por la boca. El montaje político-mediático de la utilización del agua, las campañas demagógicas del ´agua para todos´ financiadas con fondos diversos y variopintos para fines partidistas, el victimismo hídrico, todo lo que en su día tan buenos réditos electorales le dieron, se vuelve ahora como un boomerang contra él.

Quien más demonizó las desalinizadoras del Ministerio en la década anterior tiene que dar cuenta ahora de la que él ha mandado construir en este decenio y que ha resultado, según la acusación, no sólo una ciénaga de corrupción, sino también un fiasco económico (funciona al 20%, arroja pérdidas anuales de trece millones de euros y tiene pendiente el pago de una compensación de seiscientos millones a ACS). Es más, mientras Valcárcel despotricaba y se mofaba de las desaladoras, su Gobierno tenía otras tres como la de Escombreras en cartera. «Exijo a la ministra „decía entonces„ que se nos diga inmediatamente dónde va a poner las desaladoras, cuántas van a ser, qué cantidad van a desalar al cabo del año y cuánto nos va costar el metro cúbico». Corría el año 2004 y el PP murciano había hecho de la desalación su pim-pam-pum ¡fuego!

También se complica el caso PAS. El extenso informe elaborado por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil muestra indicios de que tanto el jefe del Ejecutivo como la exalcaldesa de Cartagena destinaron dinero público para contratar a empresas de la trama Púnica con el fin de mejorar su imagen en Internet. Al caso Auditorio se suma ahora este otro, tanto o más peliagudo que el anterior. Difícil papeleta para un presidente en minoría.

«Dos presidentes en apuros», el ex y el actual, el mentor y el delfín, podría ser el título del próximo estreno cinematográfico de la política regional. El primero, dejando unas arcas públicas exhaustas, un rosario de operaciones especulativo-urbanísticas malogradas, una región empobrecida, sin aeropuerto internacional, sin Paramount, sin AVE, vio en Bruselas un exilio dorado y se dio a la ´fuga´. El segundo se aferra a un cargo que se le resiste. Por partida doble, las sospechas de corrupción se ciernen sobre las más altas esferas de la Comunidad. Con permiso de Cámara y Barreiro, con los que el PP ha llegado a formar el póker de ases ´ferpecto´.

Habló De Ramón y los diputados regionales del PP, muy ofendidos, pusieron el grito en el cielo y empezaron a rasgarse las vestiduras. Es lo menos que se podía esperar de ellos cuando el dedo acusador apuntó directamente al hasta ahora ´intocable´ Valcárcel. Los más de 15.000 folios que este abogado murciano lleva depositados en los juzgados para apoyar sus acusaciones empiezan a hacer pupa en el PP. Así que no bastó con los aspavientos excesivos ni con el teatrillo de siempre y se optó por la ´espantá´. Como si el ruido de una retirada desquiciada pudiera atenuar el eco de acusaciones tan graves.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine