03 de abril de 2018
03.04.2018
Lorca

Los vecinos de San Pedro se ponen en guardia para defender su centro social

Llenan los balcones del barrio de crespones negrones y pancartas para pedir que no se cambie el uso del local que llevan utilizando 39 años y que el Ayuntamiento quiere destinar a albergue de transeúntes

03.04.2018 | 04:00
Los vecinos han llenado el barrio de San Pedro de pancartas para no perder su centro social.

Vecinos de la barriada lorquina de San Pedro han iniciado movilizaciones para exigir al Ayuntamiento poder seguir desarrollando sus actividades en el mismo local social en el que lo llevan haciendo desde hace 39 años. Y es que el equipo de Gobierno ha decidido que dicho centro se convierta en la sede del albergue de transeúntes cuya ubicación rechazaron en su momento los vecinos del cercano barrio de San Diego.

Los vecinos de San Pedro aseguran que no están en contra del albergue de transeúntes pero que tampoco quieren que les quiten algo que les pertenece. Las movilizaciones consisten en la colocación de crespones negros y pancartas en las fachadas y balcones de sus casas en señal de protesta por el cese de la actividad que se prestaba en el local social de San Pedro, que según los vecinos «lleva funcionando desde el año 1979, siendo uno de los primeros que comenzaron a funcionar en Lorca junto al de La Viña». La Policía Local y servicios dependientes del Ayuntamiento, según los vecinos, acudieron el pasado domingo hasta la barriada para retirar las pancartas.

Los vecinos aseguran que se han enterado por la prensa de las intenciones del equipo de Gobierno de cambiar el uso del local social de San Pedro donde tenía su sede el centro de la mujer por el de albergue de transeúntes. Aunque los vecinos no se oponen a que se dedique como servicio para los más necesitados, algo que apoyan y valoran, a lo que se oponen es a que se lo lleven de allí. Quieren que, aunque sea en otro lugar, siga estando en San Pedro. Los vecinos han constituido una plataforma en defensa del local social y aseguran, según Isabel María Ruiz, que llevan recogidas ya unas 500 firmas que piensan entregar al ayuntamiento. Ayer tarde tenían previsto llevar a cabo una nueva reunión con ese mismo fin.

Ruiz asegura que «no nos oponemos al albergue porque somos solidarios y reconocemos la necesidad de este colectivo, pero estamos en contra de que se lo lleven de aquí». Más que nada, dice, «es por sentimiento, porque fue mi padre, junto a otros vecinos, quienes lo levantaron con sus manos y me parece una vergüenza que ahora se lo lleven».

Por su parte, desde el equipo de Gobierno destacan que los vecinos son conocedores de la situación y que los servicios que se prestaban en el local social de San Pedro, donde irá el albergue de transeúntes, se pueden prestar de igual forma en el local que han puesto a su disposición en la barriada de santiago, a escasos metros del anterior.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine