Don de gentes
Escritor y periodista, corresponsal de ´el caso´ para Alicante y Murcia 

Eduardo Boix López: "La realidad siempre supera a la ficción"

"En Murcia se mata mucho y muy bien"

01.09.2016 | 12:43
Eduardo Boix López: "La realidad siempre supera a la ficción"

Me gusta

  • Un color: Negro.
  • Música: Johnny Cash.
  • Película: En el nombre del padre de Jim Sheridan.
  • Comida: Arroz con costra.
  • Libro: La Biblia y Walden de THenry David Thoreau.
  • Un deseo: Que acaben los rencores en España.
  • Chiste: – Se abre el telón y se ve un cartón de tetrabrik de Don Simón, –Se cierra el telón. ¿Cómo se llama la película? – Es tinto básico.

Elche, 1980. Es un enamorado de Murcia, donde quiere terminar viviendo. El escritor y periodista ilicitano Eduardo Boix se define a sí mimo como «activista cultural y ciudadano, ecologista de espíritu y defensor del patrimonio». Ha escrito varios libros de poesía y el año pasado publicó su primera novela, ´Mi funeral´. Le apasiona el periodismo de sucesos, que publica en el reaparecido ´El Caso´.

­­­Eduardo Boix es un escritor, poeta, performer, crítico literario y periodista. Fue finalista del Certamen Aeda La Ruta del Verbo del ayuntamiento de Elche en 1998. Ayudante de dirección de diferentes documentales y cortometrajes. Autor de cinco libros de poesía y uno de prosa: Mi funeral. En la actualidad es corresponsal de El Caso para Alicante y Murcia y prepara unas oposiciones a celador de hospital con el único y exclusivo propósito de venirse a vivir a Murcia. «Aquí me siento como en casa», asegura.

¿Por qué quieres vivir en Murcia?
Murcia para mí significa mucho. Tengo familia en Águilas y aquí me siento como en mi casa desde la primera vez que vine. Los murcianos son muy acogedores y tenéis 365 al año para poder tomarte una marinera en la terraza de un bar. Murcia tiene muchísimos escritores, actores, pintores con muchísimo talento, pero con muy poco apoyo institucional. Definitivamente, quiero venirme a vivir a Murcia.

¿Desde cuándo escribes?
La literatura y leer me gusta desde siempre. Con quince años gané un concurso en el instituto y ahí comencé a ser consciente de que mi vocación podría ser narrar lo que veo. Me gusta ser cronista de la realidad. Comencé con publicaciones colectivas como Frutos del tiempo y luego gané un segundo premio de microrrelatos en Elche. A partir de ahí comencé a publicar cosas como Últimas jornadas en el paraíso, un poema sobre una pareja de drogadictos que vivían en Elche a los que convertí en Adán y Eva. Luego llegó Prozac, Trankimazin y otros parques infantiles, que va sobre mi infancia y mi adolescencia, cómo voy descubriendo la vida, primer amor, primeros fracasos... pero tranquilo que no era ´pastillero´ el título fue una forma de provocar. Luego llegó mi novela Mi funeral en 2015, publicada por la editorial murciana La Fea Burguesía.

¿Cómo pasas de la poesía al periodismo de sucesos?
El periodismo es mi otra gran vocación. Siempre me ha gustado contar historias y la realidad supera a la ficción siempre. En contra de lo que he leído aquí mismo, yo creo que en Murcia se mata mucho y muy bien. Los crímenes más horrendos de España se han producido en Murcia: el asesino de la catana, la parricida de Santomera, aquel que decapitó a su madre y se paseó con la cabeza por el pueblo o el suceso de hace pocos días en Torrevieja del marido que emparedó a su mujer. En El Caso vamos a contar sobre estos y otros crímenes, como el de los holandeses estos próximos días.

¿Qué proyectos tienes?
Quiero escribir una gran novela negra en condiciones; ya estoy en ello. También estoy terminando un libro de poemas y estudiando unas oposiciones para celador de hospital y poder venirme a Murcia. Y además tengo el proyecto de escribir sobre gastronomía para un periódico de Alicante. Me encanta la gastronomía española y especialmente el arroz con costra y el cocido madrileño. También soy ´cocinillas´; estoy practicando mucho con la cocina japonesa y coreana.

 De puño y letra: "La vida nos acaba sorprendiendo siempre. No sabemos lo que nos depara y vamos avanzando como si viviésemos en un mundo de ciegos. Pero acabamos viendo la luz al final del túnel"

 Grafoanálisis de Pablo Alzuagaray
Eduardo puede revelarse como un individuo muy perspicaz: este adjetivo hace referencia a una persona ingeniosa, aguda, lúcida, astuta, penetrante o sagaz.La perspicacia está vinculada a la capacidad de descubrir cosas que están ocultas o de comprender situaciones que, en principio, parecen muy confusas. Sin embargo, a veces esta virtud necesita ´surfear´ las turbulentas aguas de la imaginación desbocada y los tremendos altibajos emotivos que suelen ser ´marca registrada´ de todo genio que se precie... http://www.consultoresgrafologos.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine