Riesgos Laborales

Uno de cada cuatro trabajadores, expuestos al estrés térmico

El Instituto de Seguridad y Salud Laboral reparte 10.000 folletos con consejos para prevenir golpes de calor en el campo y en la construcción

08.07.2016 | 04:00
De i. a d., Juan Hernández, Leopoldo Navarro y Manuel Molina .

Síntomas y consejos

  • Los síntomas que presentan los trabajadores estresados por el calor son los siguientes:
  • Aceleración del pulso cardiaco
  • Elevación de la temperatura corporal, que puede llegar a los 42ºC.
  • Fatiga fuerte y repentina, náuseas, vértigo o mareo, malestar general
  • Desorientación o confusión
  • Irritabilidad inexplicable
  • La sudoración se interrumpe y la piel se vuelve caliente y seca
  • Para evitar llegar a esta situación, se aconseja:
  • Ambiente de trabajo lo más fresco posible
  • Disminuir la intensidad del trabajo, sobre todo en las horas de mayor insolación, realizando descansos en zonas frescas y a la sombra
  • Llevar ropa lo más fresca posible (camisa de manga corta y pantalón corto)
  • Beber agua fresca de forma frecuente y en pequeñas cantidades (un vaso cada 15-20 minutos)
  • El trabajador debe estar aclimatado al calor
  • El trabajador debe conocer los síntomas del estrés térmico y cómo combatirlo
  • Las patologías cardio-respiratorias, así como el exceso de peso, la edad avanzada, la ingesta de alcohol, la medicación continuada, etc., potencian el riesgo
  • Las empresas deben extremar las medidas de prevención

Una cuarta parte de los trabajadores de la Región -unos 135.000–, principalmente de los sectores agrícola –de invernadero– y de la construcción, tienen riesgo de padecer estrés térmico, que en su fase más aguda puede terminar en lo que se conoce como un 'golpe de calor'.

Las elevadas temperaturas que se alcanzan en la Comunidad durante el verano han llevado a la consejería de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo, a través del Instituto de Salud y Seguridad Laboral (ISSL), a poner en marcha una campaña para prevenir estos riesgos laborales.

10.000 folletos editados en varios idiomas, sobre todo en castellano y árabe, que explican lo que es el estrés térmico, con los síntomas y consejos para evitarlo, se han repartido entre los colectivos más afectados, como empresas y organizaciones agrarias, patronales de la construcción y los sindicatos UGT y CC OO.

El consejero Juan Hernández se mostró convencido de que «el mejor método para evitar los riesgos para la salud laboral es adelantarse con los medios técnicos y documentales» y argumentó que en la Región «hemos pasado de 48 trabajadores afectados por estrés térmico en 2003 a 8 el pasado año».

«Y eso que julio de 2015 fue, según los datos de la Aemet, el más caluroso de los últimos 40 años», apuntó. En lo que llevamos de verano no se ha registrado, de momento, ningún caso.

La Consejería y el Instituto se han propuesto formar a todos –trabajadores, empresarios y delegados de riesgos laborales–, y concienciarles de la importancia de la prevención.

«A veces chocamos con las tradiciones culturales, puesto que es aconsejable vestir ropa lo más amplia posible y de color claro, para permitir la ventilación», indicó. Tejidos como el algodón son los más aconsejables.

Desde la consejería de Sanidad, el director general de Salud Pública y Adicciones, Manuel Molina, insistió en el mismo mensaje, y comentó que hasta el momento, y desde el 15 de mayo, los servicios sanitarios habían atendido medio centenar de casos por exceso de calor. «Ninguno fue grave», comentó.

La mayoría fueron lipotimias por exceso de sudoración y bajada de la tensión, en los días de más calor.

«Un aspecto muy importante que no se debe olvidar es la hidratación muy continuada, aunque no se tenga sed, que compense la sudoración; así como hacer pequeños descansos no muy espaciados en el tiempo, como cada una o dos horas», matizó.

Ponerse gorras o sombreros y manga larga para evitar quemaduras, también es aconsejable para prevenir insolaciones.

Molina también destacó que para evitar llegar al caso extremo de sufrir un golpe de calor, se tiene que hacer caso de los signos de alarma, que enumeró por fases como: sudoración excesiva que provoca calambres musculares; le siguen mareos y síncopes, si no se hacen descansos en lugares frescos; y, por último, la extenuación con un cuadro extremo.

De estos casos más graves, en la Región se han producido entre 2 y 4 de media en los últimos cinco años, señaló el director general.

Estudio

El ISSL, que dirige Leopoldo Navarro, ha realizado acciones informativas de sensibilización sobre medidas preventivas para evitar golpes de calor, con especial incidencia en los trabajos en los que la exposición solar es más frecuente como el sector agrícola, la construcción y el sector servicios.

Durante los meses de verano, cuando los inspectores visitan empresas agrícolas o de construcción, les asesoran directamente sobre el riesgo de exposición a elevadas temperaturas y las medidas que deben adoptar, indicaron.

Asimismo, el Instituto realizó un estudio en el sector agrícola el año pasado del que extrajeron como conclusiones que en el 60% de las mediciones realizadas, la humedad relativa en el interior de los invernaderos es superior a la registrada en el exterior.

Además, en el 80 por ciento de los casos se encontró que la vestimenta era adecuada, salvo en el caso de las mujeres «por razones socioculturales».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 
Enlaces recomendados: Premios Cine