Blog 
Fondo de biblioteca
RSS - Blog de Doctor Rico

El autor

Blog Fondo de biblioteca - Doctor Rico

Doctor Rico

Somos periodistas. Nos gusta leer y nos gusta hablar de los libros que leemos

Sobre este blog de Cultura

Leemos y recomendamos libros. No somos críticos, pero nos aferramos a nuestra pasión literaria como quien se abraza a un primer amor. Y recordad... todo está en los libros


Archivo

  • 23
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los libros que jamás deberías regalar en el Día del Libro

     

    Los libros que jamás deberías regalar en el Día del Libro

    Algunos integrantes de la galería de infumables

    Por MARIOLA SABUCO

    Soy una lectora de acabar el libro por muy malo que sea, pero hay dos que no he podido terminar y, por tanto, no regalaría nunca: «Judíos, moros y Cristianos», de Camilo José Cela y «Vida y destino», de Vasili Grossman. Los dos tienen en común sumirte en un aburrimiento total que te impide pasar de determinada página. Llevo años intentándolo, no cejo; pero es imposible.

     

    Por JAVIER IZQUIERDO

    El día del libro, sobre todo para los que hemos vivido un tiempo en Barcelona, es muy especial. Allí se busca con esmero un libro que sea capaz de enganchar a la persona a quien se lo regalas... por eso yo nunca obsequiaría «El nuevo libro de chino práctico» o «Los mil mejores trucos del hogar». Definitivamente no conozco a nadie a quien no se le quedara la boca abierta con un oooohh inmenso si aparezco con semejantes ejemplares como regalo del 23 de abril. Y por supuesto, no olvidar nunca la rosa, sea hombre o mujer...

     

    Por JORGE FAURÓ

    Memorias de una geisha, de Arthur Golden. El típico libro que extraes de la estantería por curiosidad y del que te preguntas qué rayos hace al lado de las obras cumbres de Saramago. Justo cuando vas a devolverlo a su sitio, tu pareja te sorprende con él en las manos y comienza a recomendártelo porque es el libro que acaba de leer y le ha encantado. Atrapado en la trampa comienzas a leerlo con fe. Al cabo de medio centenar de páginas te sinceras con tu ser amado y le sueltas: "Esto es una mierda de libro, pero te amo".

    La sociedad Juliette, de Sasha Grey. No se te ha pasado por la cabeza que Sasha Grey tenga el mismo arte escribiendo que "interpretando" un bukkake, pero uno espera algo más de este best seller de la porno estrella retirada o, al menos, del "negro" que se lo ha hecho. El libro, no el bukkake. Es sencillamente infumable. Va de una chica a la que le gusta montárselo cuando, dónde, cómo y con quién quiere y, además, le va el sado maso. ¿Y? No da ni para paja.

     

    Los libros que jamás deberías regalar en el Día del Libro 

     

    Por ROSA CARRIZOSA

    «La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina», segundo libro de la trilogía Millenium del sueco Stieg Larsson

    Sí, «Los hombres que no amaban a las mujeres» fue novedoso, inquietante y con gran crítica social sobre los extremos a los que puede llegar la sociedad –¿sólo la sueca?– en las relaciones vecinales, sociales, personales y en las actitudes machistas con la mujer. Pero muchos de los sucesos del segundo libro de esta trilogía: «La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina» creo que hicieron perder el encanto de aquél. ¿Quién puede creer que una menuda chica puede luchar con dos matones de complexiones como las de un armario y vencer en una lucha cuerpo a cuerpo? ¿Quién puede creer que una persona a la que le han disparado un tiro mortal –se suponía– y casi enterrado bajo tierra durante horas.... puede aparecer vivito y coleando en el siguiente episodio? No leí el tercero.

     

    «Garras de astracán», de Terenci Moix

    Increíble, pero cierto. Por mucha crítica social y un estilo depurado e inconfundible del genial Terenci Moix no haría sucumbir a alguno de mis amigos con «Garras de astracán», porque aunque la frivolidad ayuda a reflexionar sobre las carencias y debilidades de una sociedad, creo que hay mejores escenarios para hacer bajar al lector a la realidad de las miserias de una colectividad. Perdona Terenci.

     

    Por JUAN ANTONIO GIMÉNEZ

    La saga "Crepúsculo" de Stephenie Meyer
    Infumable y desesperante esta facilona historia de amor entre el vampirito y la humana. Sólo apto para adolescentes aburridos y poco exigentes. Cada párrafo de sus libros exuda los valores mormones de la autora.

    "50 sombras de Grey" de E. L. James
    Si esta saga la llega a firmar un hombre, muchas mujeres la habrían puesto a parir. Vendida como "porno para mamás", yo la definiría como "basura machista muy mal escrita". Como curiosidad: esta trilogía fue desarrollada a partir de un "fanfiction" de Crepúsculo. Eso lo explica todo.

    Cualquiera de Paulo Coelho o Jorge Bucay. Palabrería barata de charlatanes con aires de misticismo. Para leer eso mejor los mensajes pseudofilosóficos en cadena que corren por las redes sociales, del estilo de "La paciencia es un árbol de raíz amarga, pero de frutos muy dulces"

     

    Por MARÍA JOSÉ VALERO

    50 Sombras de Grey
    Es el libro ideal para estropear un día de playa. Lo compré en un quiosco de prensa buscando una lectura ligera para empezar las vacaciones, error. No pasé de la página 50. Igual no es mucho para poder juzgarlo, pero ese joven y millonario empresario intentando conquistar a la niña ingenua a golpe de tarjeta de crédito me pareció el mayor bodrio que había encontrado hasta la fecha. Una cosa es lectura ligera y otra torturarse. Cuando cerré la tapa del libro entendí por qué una amiga llegó a forrarlo con hojas de revista para que nadie pudiera ver lo que estaba leyendo.

     

    Por MERCEDES GALLEGO

    Nunca regalaría un libro de autoayuda tipo "Cómo hacer caca en el trabajo". Me parecen obras oportunistas dirigidas a un público vulnerable, que es el que las devora pensando que esas páginas encierran la solución a todos sus problemas, lo que todos sabemos que no es cierto.

     

    Por VICENT IVARS
    «Por el camino de Swann», de Marcel Proust. Es el libro que mayores siestas involuntarias me ha deparado. El barbitúrico hecho papel. Pero como consejos vendo que para mí no tengo: estoy por releerlo. El insomnio, hijos míos, que es muuuuuy puñetero.

     

    Por CRISTINA SUENA
    «Momo» es, desde mi humilde opinión, la verdadera historia interminable de Michael Ende. Una novela que divaga sobre el tiempo y cómo lo emplea la sociedad moderna que sólo consiguió hacerme perder el mío las dos veces que intenté, que no conseguí, leerlo hasta el final. Una mancha que el escritor alemán limpió con "La historia interminable", una obra que fue, es y será uno de mis libros favoritos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook