Blog 
El fútbol no es así
RSS - Blog de Carlos Iglesias Castrillón

Sobre este blog de Deportes

El deporte rey como pasión, como reflexión. Una forma para disfrutar de ese balón que llegó a nuestras vidas como el primer juguete y que ha acabado siendo todo un "generador" de sentimientos (y también de tópicos). Analicémoslo juntos


Archivo

  • 16
    Febrero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LISBOA. Por el camino de Pereira

    En el estuario del río Tajo nos encontramos con Lisboa, una ciudad a la que le llega la brisa atlántica y que tiene su parte melancólica, nostálgica, con melodía a fado.

    LISBOA. Por el camino de Pereira1

    Antonio Tabucchi, en su novela “Sostiene Pereira”, nos hace viajar a la Lisboa de 1938, una ciudad que podemos encontrar hoy en día, con su ropa tendida en las ventanas y sus viejos tranvías.

    Pereira es un viejo periodista que vive en Alfama, el único barrio que sobrevivió al devastador terremoto que asoló la capital lusa en 1755 y que obligó a reconstruir toda la Baixa.

    Pereira trabaja en el número sesenta y seis de la Rua Rodrigo da Fonseca, en la redacción cultural del “Lisboa”, un pequeño periódico de la tarde, realmente es él toda la redacción cultural. En su recorrido hasta su casa, en Rua da Saudade, por la ventanilla del tranvía ve desfilar lentamente su ciudad, un recorrido que podemos emular para conocer la ciudad lisboeta.

    Comenzamos en la avenida da Liberdade, un bulevar con aceras decoradas y tiendas con precios de tres cifras; seguimos hasta la Praça de D. Pedro IV, conocida por su antiguo nombre, Rossio, autentico corazón de la ciudad; después nos encontramos con el Elevador de Santa Justa, construido por Raúl Mesnier en 1902, que une la Baixa con la zona del Chiado en el Barrio Alto, reconstruido prácticamente en su totalidad tras el incendio de 1988 y donde podemos visitar cafés como el “A Brasileria”.

    LISBOA. Por el camino de Pereira2

    Continuamos nuestro recorrido por la Baixa, en dirección a la Praça do Comercio, también conocida como Terreiro do Paço y testigo de cómo, el 25 de abril de 1974, los claveles secuestraron a los fusiles y acababa el tiempo de las Celestes y los Fonsecas. Destaca en su lado norte el Arco Triunfal de la Rua Augusta como puerta de entrada a la Baixa y en su lado sur, el río Tajo. Aquí, Pereira cambia de tranvía y coge el que sube hasta el castillo, que nos dirige hacia la parte más antigua de la ciudad, el barrio de Alfama. Hacemos un alto en la Sé (catedral de Lisboa), donde Pereira baja, porque vive  cerca. Continuamos por el barrio del fado y llegamos al Castillo de San Jorge, que proporciona unas bonitas vistas de la ciudad y el estuario del Tajo.

    LISBOA. Por el camino de Pereira3

    Si después de nuestro paseo pereirano queremos reponer fuerzas, no recomiendo visitar el Café Orquídea, como hace Pereira, porque solo sirven omelettes a las finas hierbas. En cambio, en el restaurante de la Casa do Alentejo, situado en la primera planta del número cincuenta y ocho de la Rua das Portas de Santo Antao, tomaremos, entre azulejos portugueses, un buen bacalao con patatas.

    Sostiene Pereira que el veinticinco de julio de mil novecientos treinta y ocho Lisboa refulgía en el azul de la brisa atlántica y yo sostengo, que el veinticinco de marzo de dos mil cinco, la ciudad me cautivó. También sostengo que debemos hacer un paseo en el eléctrico (tranvía) veintiocho, para sentir la Lisboa de Pereira.

    LISBOA. Por el camino de Pereira4

     

    Cómo llegar: por tren con el Lusitania, un trenhotel que comunica Madrid con Lisboa por la noche. Y por avión, con vuelos que parten de Asturias, Barcelona, Bilbao, Gran Canaria, La Coruña, Madrid, Sevilla, Valencia, Vigo y desde el próximo 10 de junio Alicante, con la compañía TAP. Pinchar enlace para ver destinos

    http://www.aena.es/csee/Satellite/DestinosMundo/es/?zona=6&pais=-1

     

     

     

    Fotografías de visitlisboa.com:     

    1-  Lisboa desde el Castillo de San Jorge.

    2-  Chiado.

    3-  Praça do Comercio y río Tajo.

    4-  Alfama.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook