Blog 
El Candelabro
RSS - Blog de Nieves Jiménez

El autor

Blog El Candelabro - Nieves Jiménez

Nieves Jiménez

Comentaré, cada semana, las revistas del corazón, destacando lo más relevante, lo más curioso o las declaraciones más histriónicas con un punto de ironía. A menudo, lo más destacado no será lo que muestren en portada. Lo mejor está donde menos lo esperas.

Sobre este blog de Gente

El corazón es uno de los géneros que sigue, aún, manteniendo más el interés. Sólo hay que observar como los programas de televisión no desaparecen y algunas radios le dedican tertulias, tanto en la programación de noche como de día y durante una hora. Las revistas han gozado de mala reputación. Sie...


Archivo

  • 30
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Gente

    La familia Pantoja y una más

     

    La familia Pantoja y una más

     

      Ha sido ver la portada de las cuatro publicaciones rosas de esta semana y darme ganas de ir a la calle a comprar tabaco. Y eso que no fumo. La portada de Hola va dedicada a los príncipes de Mónaco. Vale que es el Hola y tira por la realeza, pero puestos a fastidiar una portada con cosas feas (las caras de resignación de Alberto y Charlene son de análisis histórico) ponedme a Kiko Rivera, con su retoño, a lo grande. Ah, espera, que el cheque de la exclusiva no daba para tanto. Esto es a lo Miguel Espinosa y aquello de La fea burguesía. Hemos visto a Kiko Rivera desde que nació, fue creciendo, enamorándose día sí y día también, cómo se reprodujo por primera vez y ahora, gracias a Hola, sabemos que ha vuelto a reproducirse (esto es peor que un Gremlin) porque nos la presenta hoy en exclusiva. Atrás, en el olvido, queda aquella portada junto a la madre de su primer retoño, Jessica Bueno, y la entusiasmada abuela anunciando la futura paternidad y que se casarían en enero. La que se ha casado es Jessica Bueno pero con otro, con el futbolista. Ay, las navidades, qué de rupturas traen. Todo coincide, también, con el tercer grado carcelario de Isabel Pantoja y la próxima declaración de los Urdangarines. Que dirán que a cuento de qué mezclo churras con merinas pero no soy yo, es Kiko el que se empeña en recalcar "la clara injusticia judicial" que se ha cometido con su madre comparándola siempre con la Infanta. Puestos a comparar el blanqueo de capitales y apoderarse de dineros públicos, vayamos a lo alto.

      Kiko, que en el otro reportaje aparecía con camisa y con sus mangas remangadas en éste opta, también, por camisa pero de las que no han visto una plancha desde que salió de fábrica. Paradójicamente, es una exclusiva en la que se habla más de la abuela, que no está presente, que del bebé que se supone protagonista. Obvio, nadie de esa familia podría, en la vida, imaginar hacer una exclusiva si no fuera por Isabel Pantoja. La niña, tristemente, es la excusa. Del material de la entrevista, poco. Llena de tópicos absurdos: “Irene es una mujer de las que ya no hay”… Y continua con qué bello es vivir; todo el mundo es bueno y no hay nada más grande que la familia unida, que cantaba Fofó (a Chabelita ni la nombra, pero es que ella entra en otro caché). Incluso se atreve a dar consejos a aquellos que vais a ser padres para mantener la llama (dame más tópicos, Kiko): “Irene está muy pendiente de mí y lo valoro porque al llegar un bebé nos olvidamos de la pareja. Intentamos los dos que esa chispa no desaparezca porque es imprescindible”, el Kiko más Paulo Coelho cantando La Felicidad a lo Palito Ortega. Por otra parte, Kiko se resigna a tener a su primogénito en Inglaterra, “cosas que pasan”. Ay , cuando ese niño venga hablando en inglés a Cantora. Ya estoy viendo la cara de atónitos, “ola, k dise”, made in chatarrero, novio de Carmen Martínez Bordiú. Y, ojo, “voy a llevar mi música al extranjero”. Ojito a esos extranjeros tan tranquilos sin saber lo que se les viene encima. Muahahahaa, es el momento de vengarnos de aquellos que nos trajeron La Gozadera y a Justin Bieber. Os vais a enterar.

      El reportaje raro de la semana: Luis Alfonso y Margarita Vargas, desatados. ¿Pero qué hace esta pareja anodina y virginal dándose el morreo por las calles de París? Lo inesperado de esta exaltación cursi del amor me recuerda a aquel Granjero busca esposa, de Cuatro, que decía: “Mi palmadita al culo y mi morreo antes de irme a dormir todas las noches”. Aargh! pienso en esto y Luis Alfonso con Margarita y la libido por los pies.

      Vicky Martin Berrocal ya está dejando caer que tiene “el corazón alborotado”. ¿La víctima? Emiliano Suárez, el heredero de las joyerías Suarez que parece que, últimamente, está buscando el hueco como un Neymar cualquiera (acaba de cortar con Cecilia Gómez, ex a su vez de Francisco Rivera). “Me falta el hombre con mayúsculas”, decía Vicky cuando no tenía pareja. Tira, también, de tópicos si eso. El logo de Suárez va en mayúsculas. No digo más. En unos días, habrá exclusiva y Vicky dirá aquello de, “me fascinó su forma de ser y su naturalidad. Es una persona muy sencilla”. Del detalle insignificante que sea el heredero de las joyerías no decimos nada. ¿Esta gente no se enamora nunca de un vendedor ambulante de enciclopedias, por poner un poner? Que si Cristina y los Stop cuando cantaban ‘Salud, dinero y amor’ colocaban la cartera delante del corazón sería por algo. Ya me imagino a Vicky, como Gloria Swanson en El crepúsculo de los dioses, diciéndole al fotógrafo de Hola: “Estoy preparada para mi primer plano, (señor DeMille)”, con esa mirada a lo Zoolander tan natural. Ya han hablado hasta los amigos, que están encantados con esta relación que ninguno ha confirmado. Los amigos no son tontos, ya están pensando en el fiestón del bodorrio.

      Y viendo Diez Minutos compruebo que la abducción de arrugas ya no es copyright de Hola. Las demás publicaciones se han apuntado al carro (otros vendrán que grande te harán) y no tiene nombre el cutis de figurita de porcelana que le han dejado a María Patiño. Que me acuerdo de cuando Ralph Lauren, viendo la evidente metedura de pata en sus editoriales de moda, tuvo que pedir perdón: “Somos responsables de las modificaciones que han dado lugar a una muy distorsionada imagen del cuerpo de la mujer”. De los fotochopistas de aquí rien de rien, non je ne regrette de rien.

    Y la revista Semana creando espíritu navideño y paz y concordia con Antonio David Flores: “Por fin están mis tres hijos conmigo”. Y en otra ventanilla, ‘Rocciito, navidades sin sus hijos’. Por lo visto, ha perdido de vista a sus vástagos, que no la quieren ver ni en pintura. Suerte que tienen exclusivas para hablarse, que ya me la veía yo como aquella señora de Quién sabe dónde: “Hijo, si estás vivo llama, y si no, al pograma”, aka revista del corazón. Ahora, las fotos escogidas de los dos muertos de risa…, qué ojo el editor. El drama parece que nos les afecta nada. Mira, así tiene más tiempo para preparar su boda con Fidel.

      La boda de Kiko Rivera, La de Rociíto, la de Isabel Preysler y Vargas Llosa, el bautizo de la nieta de Isabel Pantoja…qué añito nos espera, amigos.

    @NievesJemezB

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook