Blog 
Blog de climatización
RSS - Blog de César Riquelme

Sobre este blog de Tecnologia

En mi blog podrás encontrar todo lo relacionado con noticias de climatización, noticias breves que te harán entender todo lo referente en aire acondicionado, calefacción y energías renovables.


Archivo

  • 14
    Septiembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    tecnología Murcia

    Tipos de calefacción

    Tipos de calefacción

    Como profesional de la climatización quiero hacer un pequeño esquema sobre los tipos de sistemas de calefacción que existen para tu hogar o local comercial, con el fin de mantenerte informado antes de que llegue el frío, para que no te pille desprevenido.

    Emisores térmicos o radiadores

    Se trata de la unión de varios elementos de aluminio, con canales internos para que circule el aire.

    Normalmente llevan aceite en su interior que es calentado por una resistencia eléctrica. Una vez calentados sus elementos, el aire en contacto con la superficie se calienta y asciende de forma natural y finalmente sigue hasta el techo, donde se mantiene calentándolo hasta que se enfría y cae hacia abajo.

    Por eso tardan tanto en calentarse las habitaciones.

    Como otros sistemas similares, produce un gran diferencial de temperatura en las habitaciones. Muy baja en el suelo y muy elevada en el techo.

    Los radiadores emiten un poco de radiación infrarroja de corto alcance. En consecuencia, producen escasos resultados en cuando al calor directo.

    Radiadores con caldera

    Funcionan como los emisores térmicos pero en lugar de funcionar con aceite, utilizan agua.

    La forma de calentar el agua puede ser mediante gasoil, gas, carbón, fuel, pellets u otros combustibles.

    Tardan más en calentarse por la gran cantidad de agua y masa que tiene el sistema. Además se producen pérdidas de calor y energía en la caldera y en los conductos.

    También se produce en las estancias un gran diferencial térmico entre suelo y techo y su nivel de emisiones de infrarrojas es mínimo.

    Cabe decir, que cuanto más tiempo se tarda en calentar una estancia, el combustible consumido será mayor, y por tanto el gasto.

    Convectores

    Su forma es una caja metálica que incorpora resistencias eléctricas. En algunos casos también llevan un ventilador que fuerza el paso del aire.

    Son algo más rápidos porque la resistencia eléctrica calienta directamente el aire pero, producen menos radiación infrarroja.

    Este sistema y los dos anteriores gastan energía de más por el comportamiento dinámico del aire caliente, y es que la mayor parte de la energía consumida se queda debajo del techo, donde no tiene ninguna utilidad.

    Y por tanto, el aire caliente que se sitúa debajo del techo no calienta nuestras piernas ni nuestros pies. Así, tenemos los pies fríos y la cabeza caliente.

    ¿Qué ocurre entonces con el aire?

    El aire caliente es más ligero que el frío y por tanto sube hasta las partes más altas de las estancias, una vez allí, en contacto con las superficies que aún están frías comienza a perder calor.

    Pronto, el aire se habrá enfriado y por tanto se volverá más pesado y bajará de nuevo hasta el suelo, pero sin capacidad de calentar nada.

    Cuando sea succionado de nuevo por el radiador se calentará y volverá a ceder su calor en el techo.

    Lo malo de esto, es que cada litro de aire pesa menos de 1’3 gramos, por tanto para que caliente los miles de kilos de masa de las paredes, suelo y techo, tendrá que repetir miles de veces este ciclo.

    Cuando por fin logre atemperar algo la estancia, el proceso continuará pero, habrá gran diferencial de temperatura entre el suelo y techo y seguiremos sintiendo frío en partes del cuerpo.

    Además, en lugares con techos altos, el diferencial será aún mayor. Con ello, será casi imposible alcanzar el mínimo confort.

    El caso es, que el aire seguirá en este proceso, subiendo caliente y bajando frío, durante todo el tiempo, perdiendo humedad y vitalidad, mientras seguimos inyectando más y más energía y dinero, para tener la cabeza caliente y los pies fríos.

    Aire acondicionado mediante bomba de calor

    Por su sistema, que consiste en la compresión y descompresión de un gas, consume menos energía que los sistemas con resistencia o combustión.

    Sin embargo, su rendimiento baja considerablemente cuando las temperaturas del exterior son frías.

    Estufas de Pellets

    Por el precio actual de los pellets son relativamente económicas, pero hay que aportar mucho combustible.

    Pero, ¿qué son pellets?

    Los pellets son un producto completamente natural, clasificado como biomasa sólida, que está formado por trozos cilíndricos pequeñísimos de unos pocos milímetros de diámetro sacados de materiales renovables.

    Este tipo de combustible a base de pellets es sacado de la madera, y se obtiene normalmente mediante el prensado de deshechos vegetales como el serrín. Como pueden utilizarse los restos de podas, no es necesaria la tala de árboles.

    Una de las desventajas que presentan las estufas de pellets es que son muy sensibles a los vientos.

    Estufas de leña

    El coste del consumo de este método varía en función al precio de la madera que se utilice.

    Lo malo de este sistema es que ensucia las paredes, añade polvo de la ceniza al ambiente y hay que estar pendiente para que no se apague.

    Estufas de gas

    Lo peor acerca de este sistema, es que se produce combustión del gas en la estancia a calentar, sin que haya evacuación de gases.

    Esto produce algún inconveniente, y es que la quema de oxigeno del lugar altera el equilibrio natural del aire que respiramos, y expulsa en el mismo lugar los gases resultantes de la combustión (el dióxido de carbono, el monóxido de carbono, etc.).

    Como el dióxido de carbono pesa más que el aire, va hacia abajo y ocupa el lugar del aire que debemos respirar.

    Por eso decimos, que se trata de un método parcialmente peligroso. Aunque si se realiza la ventilación adecuada de la estancia no debe surgir ningún problema, al realizarse se pierde calor.

    Calefactores eléctricos por infrarrojos de onda corta

    Este tipo de infrarrojos tienen una vida muy corta, y es que mueren pronto. Esto es, cubren muy poca distancia.

    Prácticamente no calientan el ambiente, sólo cuando nos situamos cerca de ellos, por tanto consumen demasiada energía, sin resultados muy satisfactorios.

    Suelo radiante

    Se trata de uno de los sistemas más eficiente, y es que su funcionamiento no se basa en calentar el aire, si no que la energía se obtiene del agua que circula por unos tubos que se encuentran en el hormigón.

    Así se consigue una gran superficie como elemento que emite calor.

    Las ventajas de este método son numerosas: ahorro de energía, no supone una alteración de la estética de la casa ya que se instala debajo del suelo, la temperatura que se produce es uniforme, es decir, no hay una temperatura más alta en ciertos lugares del hogar, y por último, se trata de un tipo de calefacción que no reseca el ambiente.

     

    Conoce las calderas y las bombas de calor como sistema para accionar los tipos de sistemas de calefacción anterior, y si tienes algún tipo de consulta sobre cualquiera de los anteriores, no dudes en consultar mi blog

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook