07 de marzo de 2016
07.03.2016
Enfermedades

Obesidad y depresión, dos enfermedades que se retroalimentan

La obesidad aumenta el riesgo de sufrir depresión un 55%, y la depresión incrementa el riesgo de ser obeso un 58%

07.03.2016 | 12:16
La obesidad aumenta el riesgo de sufrir depresión y viceversa

"La depresión lleva a la obesidad y la obesidad lleva a la depresión, ambas situaciones pueden darse de forma simultánea. La obesidad aumenta el riesgo de sufrir depresión un 55 por ciento, y la depresión incrementa el riesgo de ser obeso un 58 por ciento, según los estudios recogidos en diferentes metanálisis", ha manifestado el presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, el doctor Miquel Roca, durante la conferencia 'Obesidad y Depresión, ¿dos caras de la misma moneda?', pronunciada en el XXIV Curso de Actualización en Psiquiatría de Vitoria-Gasteiz.

"Estas dos enfermedades guardan una estrecha relación, dos enfermedades que suponen un gran problema sanitario en sociedades avanzadas dadas sus altas tasas de prevalencia y los elevados costes sanitarios asociados", ha añadido.

Respecto a los factores comunes que predisponen a un individuo a sufrir estas enfermedades, el doctor Roca ha enumerado los siguientes: "genéticos, sociales, psicológicos y otras enfermedades como diabetes o patologías cardiovasculares, por ejemplo". De esta forma, "un factor presente a destacar entre la relación obesidad-depresión es el denominado síndrome metabólico, que es la combinación de factores de riesgo cardiovascular como obesidad abdominal, diabetes, niveles elevados de triglicéridos y presión arterial alta". Todo ello llevaría, según el doctor, "a que algunos subtipos depresivos puedan en realidad ser considerados enfermedades sistémicas, medidas por procesos metabólicos".

Otro punto a tener en cuenta es que "los pacientes deprimidos suelen descuidar su estilo de vida, y por tanto no siguen ningún tipo de dieta ni realizan actividad física. Esto provoca un aumento de peso y entran en un círculo difícil en el que ambas enfermedades se retroalimentan. Para tratar esta comorbilidad de patologías los tratamientos han de dispersarse a la vez y de forma coordinada", ha asegurado Roca.

"Se debe animar al paciente a llevar un estilo de vida saludable para prevenir la asociación entre depresión y obesidad. Seguir el estilo de la dieta mediterránea, que disminuye el consumo de carnes e hidratos de carbono en beneficio de más alimentos vegetales y grasas monoinsaturadas; aumentar la actividad física a diario; cuidar el sueño; tener una óptima red de apoyo social; y realizar intervenciones psicoeducativas para mejorar la adherencia a un estilo de vida saludable, son acciones que podrían reducir y prevenir la aparición de nuevos casos de depresión y obesidad", ha subrayado el doctor Roca.

Problemas sanitarios de primer orden

El curso ha reunido a más de 400 expertos en salud mental de toda España para presentar los avances de la especialidad médica, y advertir de sus peligros. Según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la depresión es la principal causante de situaciones discapacitantes en todo el mundo, y en el caso de Europa representa más del 7 por ciento de la mortalidad prematura. Además genera un menor rendimiento en el trabajo (con su correspondiente absentismo laboral) e incrementa las hospitalizaciones.

Respecto a la obesidad, la OMS ha instado a actuar a Europa porque "se enfrenta a una crisis de obesidad de enormes proporciones para 2030", y ha predecido unas cifras alarmantes, seis de cada diez mujeres y siete de cada diez hombres con sobrepeso. Esta enfermedad está estrechamente relacionada con problemas cardiovasculares que provocan una importante demanda de servicios sanitarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook