Opinión | De vuelta

La Putinsfera de Puigdermontov

Hay que felicitar al asesor que le ha ideado a Sánchez el despectivo fachosfera. Yo le sugiero fatxosfera. Va a gustar más en otros ámbitos también favorables al okupa de la Moncloa. Yo, entro en la estela y aporto esto del título: putinsfera. No es algo estrictamente español, aunque por ser achacable a Cataluña, es también español, mal que les pese a los maulets. Por putinsfera entiendo el indeseable futuro de esa parte noreste de España. Siempre fue así. Cataluña o es libre o es independiente. Las dos cosas, simultáneamente, no son posibles. Ya en 1640, cuando con ayuda de los franceses echaron a los que ellos llamaban castellanos. El Puigdemont de entonces se llamaba el Abate Clarís. En cuanto los franceses entraron en todo el territorio absorbieron todos los mercados y las ventas, lo cual pasmó a los catalanes, siempre amigos del negosi. Pero los gabachos decían que si Francia, Francia del tó. Y no cejaron en vender sus productos, con su moneda, claro. Y tanto fue así que los catalanes clamaron porque los castellanos (que ya eran españoles dos siglos por lo menos) volvieran. Lo hicieron, y hasta ahora. En el asunto, Francia se quedó con el Rosellón y la Cerdaña; Cataluña también.

El nuevo Abate Claris, o sea Puigdemont, quiere repetir la Historia. Pobre, si no le han enseñado otra Historia de la de la Catalunya Triomfant. Y ha ido a pedir ayuda al Zar de todas las Rusias, que ya no es un Romanof, sino un plebeyo listo que manda más que los zares. Con Putin en Palamós, toda Cataluña sería un inmenso putiferio de espías, mafias de plutonio y autodefenestraciones, sin tregua ni respiro.

Cataluña sería parte de la putinsfera visible, externa. Junto con el Donetsk, Crimea y el Trasdniester, cabe la pobre Moldavia. Luego, hay una putinsfera invisible y trasversal, que, sucesora de aquella recua de los espías que surgieron del frío, sobornan y sobornan a los tecnócratas pardillos de Bruselas, Así, esa pobre señora lituana, que tenía nómina de espía para el Kremlim, verdadera sujeta de las comisiones y dietas para viajar por la bolica del mundo; tanto para dar presencia a la UE, como para informar al piadoso Putin, que se santigua a la ortodoxa con habilidad de trilero de las Ramblas y monta osos a pecho desnudo con la misma gracia y costumbre que Sancho, vestido, su rucio.

Puede que Putin no pueda instalarse en Palamós, como decía, porque parece que Europa, no el Parlamento Español, lo va a impedir. A ver que hace la Comisión de Venecia, que se dice que son los incorruptibles de la UE.

Para acabar, dos cosas: el tren de la independencia = libertad ya fue abandonado en vía muerta. Ahora pasa el de la libertad = prosperidad, que es reacio a crear fronteras. La segunda cosa es que he dicho putinsfera, no putisfera, que es otra cosa. ¿O no?