Opinión | Con eco

Bernar Freiría

Traficantes

Bernar Freiría

Bernar Freiría / L.O.

«El matrimonio ruso Kokorev vendió 679 millones en armas desde su piso de Madrid». Titular de prensa de El País.

En la noticia se detallan muchas de las armas vendidas por el matrimonio de traficantes internacionales. También se indica a quién se le habían vendido, socios o testaferros de los que se valían. Aparece asimismo una lista verdaderamente impresionante de las propiedades inmobiliarias en Madrid, Las Palmas, Tenerife, Nueva York y Londres, e incluso la ruta que seguían sus finanzas por paraísos fiscales. Se precisa también que la extradición concedida por Panamá, el país al que huyeron precipitadamente de España, permite juzgarlos solo por blanqueo de capitales. Pero la clamorosa omisión es que en toda la extensa información no figura en ningún renglón la procedencia de las armas. Porque si los Kokorev vendían armas, al alguien tenían que comprárselas, digo yo.