09 de marzo de 2017
09.03.2017
La Opinión de Murcia
Buenos días

Miguel Sánchez hace la cobra a Tovar

09.03.2017 | 00:16
Miguel Sánchez hace la cobra a Tovar

González Tovar debió quedarle cara de póker. Cuando había escenificado su primera foto como presidenciable, los flashes se iban hacia el escurridizo Miguel Sánchez, poco decidido a echarse en sus brazos aunque fuera por un ataque de cuernos provocado por PAS. El de Ciudadanos llevó a la reunión con el jefe del PSOE el plan de ruta elaborado por Albert Rivera, que no contempla la intervención de los socialistas sino como último recurso y más que último, incierto. De modo que los papeles de Tovar para un programa de Gobierno con Ciudadanos que requeriría el apoyo en la investidura de Podemos se quedaron en la carpeta sin que hubiera lugar a destensar las gomas. En realidad, Ciudadanos aprovechó su cumbre con el PSOE para anunciar la fecha de su segundo ultimátum al presidente de la Comunidad, cosa que podría haber hecho sin necesidad de que González Tovar hiciera el paseíllo. La novia se quedó a la puerta de la iglesia.

Ciudadanos sigue erre que erre: que dimita PAS y el PP proponga otro candidato. O que PAS convoque elecciones. Y si esto no ocurre (tienen para pensarlo hasta el 27 de marzo), entonces sí: apoyarán una moción de censura, pero de tipo ´instrumental´, para que tales elecciones las convoque el Gobierno que resulte. En el PSOE se espeluznan ante ese plan, pues en Princesa escuchan la palabra elecciones y les da el yuyu (ya se vio lo que hicieron en Ferraz tras los resultados del 26J: decidieron regalarle el Gobierno a Rajoy antes que someterse a su probable desaparición en un tercer envite o a verse transformados, como en Puerto Lumbreras, en un gabinete de abogados). Tovar quiere ser legítimamente cabeza de león y no ´instrumental´ cola de ratón, es decir, se resiste a que lo manden a echarse la siesta mientras Ciudadanos resuelve sus equívocos con PAS y ser despertado y puesto en cabeza de la procesión en caso de que los populares mantengan su inflexibilidad.

Ciudadanos tiene la llave, y sin su colaboración nada pueden hacer las otras fuerzas de la oposición. Todos azuzan a Miguel Sánchez sin disimular la irritación ante una actitud que juzgan poco resolutiva, pero lo cierto es que, según vamos viendo, ese partido va marcando los tiempos mientras se sitúa en el centro del tablero. Su nueva tregua a PAS permitirá a éste hacerse más o menos sosegadamente con la presidencia regional del PP antes del ultimátum, y hasta es posible que también se adelante a éste el probable carpetazo al caso del Teatro Auditorio.

Digo esto último porque los razonamientos que pueden leerse en la nota del TSJ emitida ayer para archivar el ´caso guardería´ que implicaba de rebote a la consejera Martínez-Cachá, elaborados por Enrique Quiñonero, uno de los jueces de sala que habrá de decidir sobre la cuestión del Auditorio, avanzan casi literalmente una doctrina jurisprudencial que podría aplicarse a las circunstancias que afectan a PAS, coincidentes, por otra parte, con las exposiciones del catedrático Ramón Entera en el informe, que se reseña en estas páginas, aportado a la causa por la defensa del presidente. Los casos guardería y Auditorio son distintos, pero lean el siguiente párrafo de la resolución judicial: «El fracaso o paralización posterior del proyecto de rehabilitación de barrio debido a la sobrevenida crisis económica no puede servirnos de criterio enjuiciador de la arbitrariedad o injusticia material de aquellos actos; mucho menos de su transcendencia y alcance penal». ¿No hemos escuchado un razonamiento similar en las declaraciones de PAS en sede judicial? Una de las razones por las que Ciudadanos no quiere precipitar ´la solución final´, aparte de las implicaciones políticas de pactar con la izquierda, es que la toma de una decisión letal contra PAS antes del veredicto, si es que éste favoreciera al presidente, podría acabar sumiendo al partido de Rivera en una situación de dificultad para su crecimiento en la cantera de votantes de que se nutre, básicamente derivados desde el PP.

La espera hasta el día 27 deja sin protagonismo al PSOE, pues éste dispone de una sola solución política: la moción de censura, un instrumento exclusivamente a la mano de este partido, ya que ni Podemos ni Ciudadanos alcanzan los mínimos para poder presentarla según el reglamento parlamentario, pero resulta infructuoso si no cuenta con el apoyo de estos dos. Tovar, una vez frustradas sus expectativas tras la reunión con Miguel Sánchez, amaga con adelantarse a tomar esa iniciativa, desplazando así la negociación a posteriori, una vez consumad la presentación de la moción, de manera que Ciudadanos se vea entre la espada y la pared. Pero esto es casi lo mejor que le podría ocurrir a PAS, pues una moción de censura frustrada acabaría con esa amenaza para el resto de la legislatura, dado que no cabrían dos. Aunque, por otro lado, interceptaría la posibilidad de que PAS convocara nuevas elecciones por sorpresa, ya que no podría hacerlo si la oposición adelanta la moción de censura.

Por cierto que en la fecha del ultimátum, 27 de marzo, se celebra el Día Mundial del Teatro, ocasión muy apropiada cuando lo que se dirime es el final de la representación que se inició en el Teatro Auditorio de Puerto Lumbreras. La realidad imita al arte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook